Culpando a la víctima: “Tu auto seguro” te dice como andar en bici

La industria del automóvil no sólo se limita a la fabricación y venta de autos, es posible verla en los comercios y particularmente en los Malls (modelo de mercado pensado en el auto), y también en la industria de la “seguridad” y particularmente en las compañías de seguros. Fue una de estas últimas la que lanzó en el sitio web Tu Auto Seguro (ojo con esa declaración!), un set de 8 consejos de circulación dirigido a usuarios de la bici. Ahí la primera levantada de ceja. Una empresa de seguros de auto entregando “desinteresadamente” consejos a ciclistas.

Consejos para circular en bici

Reconozco que es importante trabajar en la convivencia y un recuperar y consolidar una cultura vial pacífica. Es importante eliminar peligros y disminuir riesgos, pero en el caso de esta campaña, los dardos se apuntan a quien padece los riesgos y no a quien los genera, un error muy común en este tipo de iniciativas. Aquí el análisis del porque.

La información entregada parte con una declaración que es correcta en gran parte.

La bicicleta llegó para quedarse y para aprender a convivir y compartir espacios con los automóviles va a ser necesaria una adaptación. Si nos respetamos, habrá espacio para todos.

Sin embargo desde temprano afirma que “para aprender a convivir y compartir espacios con los automóviles va a ser necesaria una adaptación” Pero, ¿la adaptación de quien? Por lo que viene después parece que esta adaptación sólo incluye a ciclistas y peatones, pero no a los conductores de auto.

Luego el folleto sigue con:

Hace tiempo que andar en bici dejó de ser sólo un simple ejercicio. Hoy por hoy, y como hemos revisado anteriormente, la bicicleta se ha transformado en un popular medio de transporte, especialmente para aquellos que quieren terminar con la dependencia del auto, ayudar a descontaminar y ahorrarse los agobiantes tacos que hay en Santiago.

Parece que tienen bien claros los beneficios de la bici al mismo tiempo que los graves problemas que genera el exceso de autos.

Y antes de lanzarse con el grupo de 8 consejos remata con:

Para algunos, la clave está en la convivencia pacífica entre todos y cada uno de los actores involucrados.

Excelente! un llamado a la paz, la lentitud, la calma y el respeto mutuo de todos los actores. Ahora pasemos a los 8 consejos. Todos dirigidos a ciclistas, ninguno a automovilistas.

Número 1

Los pasos de cebra no están hechos para ciclistas por lo que, si tienes que cruzar uno, es mejor que te bajes de la bici y lo cruces caminando.

Bien, se reconoce el área exclusiva para el cruce peatonal, punto para Tu Auto Seguro. Cuando las personas usan la bici por las veredas van totalmente desconectados del flujo vehicular y muchos llegan y cruzan la esquina como pedro por su casa, lugar donde más malos ratos pasan quienes usan la vereda.

Número 2

En lugares de mucho tráfico es posible circular por las veredas, pero sin olvidar que la convivencia es lo más importante. Tienes que respetar a los peatones y saber que ellos siempre tendrán la preferencia.

Ok, pero si íbamos tan bien con el tema del paso de cebra y la preferencia peatonal, ¿por qué ahora, que se supone se declararon pro convivencia, mandan a la gente a pedalear en la vereda? Claramente no somos los causantes del tráfico ni la congestión y aún así esta bella gente “velando por nuestra seguridad” incita a la gente a pedalear en la vereda. “Vaya y moleste peatones en vez de andar jodiendo a los vulnerables autos.” Lo siento señores, la bici es un vehículo y el espacio para su circulación es la calzada. Los motorizados las monopolizaron y deben ser recuperadas y redistribuídas priorizando el transporte público y medios no motorizados.

Aquí es donde aplican mejor cosas como reducción de velocidad máxima, disminución del ancho de las pistas, zonas 30k/h…

Número 3

Aunque las ciclovías son exclusivas para las bicis, no hay que perder la atención, sobre todo en las intersecciones con vías donde circulen otros vehículos y peatones.

Por su diseño, casi el 90% de las ciclovías en Santiago de Chile, son una trampa. Trasladan al ciclista a una zona ciega de las vías. Los automovilistas van ajenos al flujo de bicis, el que por sorpresa aparece en los cruces, donde los autos (con ciclovía o sin ciclovía) llegan y doblan pasando a llevar lo que se les cruce. Creo que aquí el llamado principal a la atención (sin desconocer que es clave conducir conscientes de nuestro entorno) debe haberse hecho a quien va en auto, instándolo a mirar y observar la presencia de personas en las vías, la vida fuera del auto, antes de efectuar una maniobra con los más de 2000 kilos que van bajo su comando.

Número 4

Al ingresar a una vía siempre hay que advertir de nuestra presencia, por ejemplo con un pequeño bocinazo. Lo mismo cuando vamos a abandonar una vía, hay que señalizar la maniobra con tiempo para que los demás conductores se enteren.

Bien por el llamado a la comunicación, pero ¿lo del pequeño bocinazo? fuera de lugar! La gente dentro de un auto va ajena al entorno. Van aislados acústicamente, sellados dentro del vehículo y además muchas veces escuchando música o distraídos con el dispositivo móvil. Una campanilla de bici poco puede hacer y no es opción válida el equipar (y complicar) las bicis con bocinas más potentes y ruidosas, haciéndose parte del juego de “quien grita más” en la ciudad. Con esto quiero hacer incapié en el punto declarado al comienzo: convivencia pacífica. Menos ruido, menos estrés, menos comunicación. Nuevamente aparece el factor velocidad. Mientras mas despacio vayamos, más tiempo hay para reconocernos, vernos y negociar así como también aumentan los tiempos de reacción.

Número 5

Siempre debes circular por la derecha y cerca del borde, manteniendo siempre una separación lateral de seguridad con los vehículos.

Aquí ya las cosas se empiezan a poner negras y rayan en el descaro. Por donde se le mire es un consejo del tipo “no me estorbes ciclista!”. ¿Es más importante quien va en auto a quien va en bici? Parece que para Tu Auto Seguro es así. No a lugar con este consejo! La bici, como todo vehículo tiene el derecho a usar la pista completa si quiere. De día se puede circular de dos de fondo, es decir uno al lado de otro y de noche, puentes o túneles, quienes vamos en bici lo podemos hacer uno tras otro, en fila.

En buenos términos este debió haber sido un consejo para quien va conduciendo el auto. Algo como “Si comparte la vía con personas en bicicleta, disminuya la velocidad, no intimide con su vehículo y guarde una distancia generosa con ellos. Tienen tanto derecho como ud. a circular.”

Número 6

Si un vehículo nos va a adelantar, hay que mantener la derecha y no realizar cambios bruscos en la trayectoria.

Bien y aplicable a todo vehículo. Hubiese sido mucho mejor poner énfasis en quien efectúa la maniobra de adelantamiento. Algo como “Si va a adelantar hágalo cambiándose completamente de pista o al menos dejando una distancia nunca inferior a un metro entre su automóvil y la persona en bicicleta.”

Número 7

Los ciclistas deben respetar las mismas reglas del tránsito de los autos, por lo tanto ceda el paso y pare cuando la señalética lo indique.

Bien en términos generales. Aunque es importante al menos tener en cuenta que la mayoría de la legislación de tránsito está pensada y orientada a las necesidades y limitaciones de los vehículos motorizados, lo cual no resulta cómodo para cuando caminamos o pedaleamos.

Número 8

En curvas cerradas y tramos con poca visibilidad hay que acercarse lo más posible a la derecha ya que los autos podrían no verte.

Nuevamente se desliga la responsabilidad de quien conduce el vehículo mas grande, más veloz y más pesado.

Si bien es clave que en horas o momentos de baja visibilidad utilices siempre luces, se insiste demasiado sólo uno de los interactores. ¿Cuándo se hará un llamado con tanto o mayor énfasis hacia los conductores motorizados? “En zonas de baja visibilidad disminuya la velocidad y ponga mucha atención al entorno exterior. La falta de atención puede herir o matar a alguien, no querrá cargar con ese dolor el resto de su vida.”

Y finalmente el llamado a movernos a la derecha, nuevamente dice, “hey!! córrete de mi camino, porque si algo pasa, tú tienes la culpa, no ves que voy en un vehículo muy grande, que me toca manejar encerrado y eso limita mis capacidades de percibir lo que hay afuera? Desconsiderado!”

Consejos para manejar responsablemente tu auto

Consejos para automovilistas

Mi amigo Sebastian Saldaña, de Te Cuido la Bici, afectado como muchos por esta información divulgada por Tu Auto Seguro, no quiso quedarse de brazos cruzados y juntos lanzamos una contra propuesta. Reúne las principales reflexiones aquí compartidas. Difunde!

Muévete en bici hoy, será un buen día.

Otros escritos