Se roban bicis en todos lados, en cada rincón del planeta donde extistan. Quizás cambian las razones, algunos robarán para comer, otros para drogarse o beber, otros simplemente porque la oportunidad estaba ahí y la aprovecharon. Querámoslo o no, debemos lidiar con eso.

Tampoco existen mecanismos infalibles para que no roben bicis, si alguien se empecina en hacerlo, puede sacar de cuajo un rack de bicicletas con la ayuda de un grupo de socios en el crimen y subir todo ese racimo de bicicletas a un camión, como me contaron en Copenhague. En Bogotá me decían que por ninguna razón dejara la bici en cualquier lado y miraban con recelo mi confianza en mi U-Lock. Y aquí en Santiago he sabido, como más de alguno también, de robos de bicicletas a la orden del día. Asumimos que se roba más en nuestra ciudad que en cualquier otra, pero el robo es un “oficio” tan antiguo y globalizado como el comercio sexual.

Gran parte de los robos tienen un patrón común. La herramienta: un napoleón, destinado a cortar cables y cadenas para amarrar bicis. El modo, uno o dos tipos, haciéndose los inocentes, se colocan al lado de la bici y en cosa de segundos cortan el dispositivo de seguridad y salen con la bici como si fueran sus dueños, caminando y luego de unos metros, se alejan pedaleando. Es rápido, silencioso y se puede lograr con una herramienta simple y barata, disponible en cualquier ferretería. Pero digamos que necesitan un socio extra, el propio dueño de la bici que les dio algo simple y fácil de cortar.

Cablecito

Insisto, no existen mecanismos infalibles, pero si hay dispositivos que hacen las cosas más difíciles y complicadas a los ladrones. Ahí entra el U-Lock.

El U-Lock un dispositivo robusto que te cobra un poco de peso extra en tu equipaje diario. Sin embargo vale la pena. En términos sencillos es un candado gigante, con una cerradura poco usual y con aleaciones de metal bastante resistentes. No se puede cortar con napoleón y para hacerlo es necesaria una herramienta eléctrica u oxicorte. Ámbos métodos (seguro existen otros menos refinados o más sofisticados) requieren electricidad o combustible, además de tiempo para preparar la herramienta y luego otro tanto para llevar a cabo el corte. Al aumentar el tiempo de trabajo se evita el robo oportunista.

Un acto como este requiere silencio y un muy bajo perfil, debes ser un ninja para llevar a cabo la fechoría. La utilización de herramientas complejas para efectuar el corte implican ruido y probablemente un espectáculo pirotécnico poco discreto para el ladrón. Seguro que no quieres llamar la atención del público cuando estás a punto de cometer un crimen (aunque el público no haga nada).

En mi experiencia de cerca de 10 años utilizando U-Lock, no he sabido de ni un caso donde el candado haya sido abierto y la bici robada. Han robado bicis estacionadas junto a la mia, bicis que estaban con cadenas o cables. Han quedado registros de intentos de corte con sierra o mordidas de napoleón y salvo un daño superficial al plástico que lo reviste, el metal no ha sufrido daño alguno. Otros han sido forzados incluso con el marco de la bici. Los han doblado pero no los han abierto.

U-Lock Doblado

Que implica el uso del U-Lock en nuestra cotideanidad en bici

Lo primero que debemos saber es que aumentar el nivel de seguridad de nuestro mecanismo de anclaje implica que deberemos cargar más peso. Son elementos contundentes, pero vale la pena el esfuerzo extra.

Plaza Ñuñoa

Ubicar puntos de anclaje probablemente requiera un poco mas de observacion y creatividad, pero al cabo de dos semanas tendrás el ojo lo suficiententemente afinado que no te ocupará tiempo pensar donde y como colocar la bici, será una acto natural, especialmente en los lugares que frecuentas.

U-Lock, aprovechando el mobiliario urbano

Es clave para que el U-Lock cumpla su promesa de seguridad, que lo coloques siempre anclando la bici al marco en zonas cerradas, triángulos. Nunca lo coloques en elementos moviles o extraíbles de la cleta, como ruedas o el sillín.

U-Lock

Para evitar malos ratos, quita todos los accesorios y elimina cualquier tipo de bloqueo rápido de tu bici. No estás compitiendo en la vuelta a Chile o algo por el estilo como para ganar tiempo al sacar una rueda. En tu bici de uso urbano es muy extraño que requieras pasar constantemente definiendo la altura del sillín o cambiando ruedas.

Y en lo referente al dinero, si, la inversion es importante, no es un accesorio barato, pero obtienes a cambio tranquilidad, sabrás que tu bici estará ahí cuando regreses por ella, porque eliminaste la variable “oportunidad“ para efectuar el robo, cosa que no sucede con las cadenas y cables, que finalmente son como una cinta de regalo en tu bici.

Sabemos cuando nos ayuda la bici en nuestra vida cotidiana y cuan bien lo pasamos cuando pedaleamos. No esperes a perderla para darte cuenta de eso.

Muévete en bici hoy, será un buen día.

Algunas marcas de U-Locks:

Otros escritos