Caceroleo en Ñuñoa: Ciudadanos, bicicletas y la demanda por una reforma educacional

Cacerolazo 9 de Agosto, Plaza Ñuñoa

Hace más de dos meses que Chile está enfrentando una oportunidad tremenda de cambio. Un cambio liderado por la ciudadanía, que demanda un mejor y más justo sistema educativo. Todo esto se ha ido nutriendo además de otro tipo de luchas, por ejemplo, la lucha por la libertad de expresión, de libre agrupación en las vías.

El día de ayer fue la sexta vez consecutiva en que se “cacerolea” en Plaza Ñuñoa, el centro de la comuna en la que vivo. Fueron cerca de 3000 personas las que estuvimos golpeando ollas y cantando.

Cacerolazo 9 de Agosto, Plaza Ñuñoa

Cacerolazo 9 de Agosto, Plaza Ñuñoa

Me gustó ver la plaza y la calle llenas de personas. Y había hartas bicicletas también porque muchos llegamos a manifestarnos en bici. Algunos optamos por dejarlas estacionadas, otros prefirieron no despegarse de ellas. Como sea, evidencia que la bici es una compañera y una herramienta útil incluso en las manifestaciones. Nos permite llegar fácilmente al lugar y podemos llevarla con nosotros mientras marchamos. Lindas se veían integradas al evento.

Cacerolazo 9 de Agosto, Plaza Ñuñoa

Cacerolazo 9 de Agosto, Plaza Ñuñoa

Me siento con alegría al vernos participando de esa forma. Demostramos que no se nos pueden negar las calles. Somos muchos los que estamos demandando mejoras (no sólo los estudiantes), mejoras que tanto le hacen falta a uno de los países mas desiguales del mundo. Chile necesita ser más justo, dejar atrás la segregación y dar paso a la integración de las distintas realidades, ya sea en la educación o en las vías, de forma que así aprendamos y nos conozcamos.

Cacerolazo 9 de Agosto, Plaza Ñuñoa

Yo estuve en Plaza Ñuñoa (más fotos de ayer en Flickr), pero seguro que bicicletas hubo en todos lados y en cada rincón.

Muévete en bici hoy, será un buen día.

Otros escritos