La postura del ciclista y los tipos de bicicletas

tres posturas de pedaleo, dependiendo del modelo de la bicicleta

Existen tres paradigmas asociados a los modelos de bicicletas en cuanto posturas se refiere. Por un lado existen las bicicletas diseñadas para el desempeño deportivo, por el otro están las bicicletas de postura erguida y finalmente las bicicletas recumbentes. Dependiendo del tipo de bicicleta, podrás pedalear inclinado, erguido o recostado.

Bicicleta de postura erguida

Ciclista en una bicicleta de paseo

En esta categoría se agrupa varios tipos de bicicletas, las de paseo, las cruiser o playeras, las bicicletas urbanas tipo holandesas e inglesas, todas bicis donde es prioritara la comodidad.

Este tipo de bicis involucra una postura con la espalda recta, y a diferencia de la postura deportiva, el ciclista distribuye su peso entre el asiento y los pedales. Por lo tanto, los sillines de este tipo de bicicletas están diseñados para que el ciclista se apoye completamente, es por eso que son mas gruesos y cuentan con resortes para mitigar el impacto sobre la columna y el trasero. La columna, al ir vertical, sufiría demasiado si no se contara con este tipo de amortiguación.

Otro de los puntos destacables de este tipo de bicis, es que permiten una mejor postura para la visión, por lo tanto, el ciclista puede contemplar de mejor manera el entorno y a otros actores en el tránsito. Es uno de los modelos preferidos para aquellas personas que no quieren andar “agachados”.

Estas bicicletas funcionan muy bien en ciudades planas y semi planas. En ciudades con pendientes moderadas la existencia de cambios se agradece. De todas maneras están diseñadas para un pedaleo tranquilo y sin prisa.

Bicicleta de postura deportiva

Bicicleta de ruta en el tráfico urbano

La bicicleta para el desempeño deportivo demanda una posición inclinada hacia adelante. Agrupa a las bicicletas de montaña, ruta, pista, freestyle, etc.

Las bicicletas de desempeño deportivo son las preferidas por ciclistas urbanos que buscan velocidad, maniobrabilidad en las calles y entre los autos. Obligan a una posición inclinada en que el peso del ciclista se distribuye entre el manubrio, los pedales y el sillín. Es por esto que el ciclista va con la columna inclinada y el sillín de la bicicleta es duro y flexible, porque no está diseñado para sentarse, si no que como punto de apoyo. Estas bicicletas están pensadas para hacer lo más eficiente la transmisión de fuerza del ciclista a la bicicleta, logrando al mismo tiempo un alto nivel de maniobrabilidad.

Bicicleta de postura recostada

Ciclista esperando la luz verde en una bicicleta recumbente

En estas bicicletas la posición del ciclista es recostado, siendo sus principales puntos de apoyo la espalda y el trasero. Al ir recostado sobre la bici, los pedales se encuentran en la parte anterior de la bicicleta. Esta posición permite apoyarse en el asiento para ejercer la fuerza de pedaleo. Son bicicletas más aerodinámicas, por lo que es posible alcanazar mayores velocidades en bajada o terrenos planos que en las bicicletas de postura erguida o para desempeño deportivo. Sin embargo en subida pierden esta característica. Este tipo de bicicletas no es muy visto en la ciudad, son escasas y puede que su altura afecte la visibilidad del ciclista en las calles. Puedes obtener más información sobre las bicicletas recumbentes en Wikipedia.

Conclusión

Definir la postura que quieres tener sobre la bicicleta se transforma en un argumento a la hora de optar por un modelo. Es importante que antes de comprar una bicicleta puedas probar la postura que demanda y comparar.

Fotografías: José Vásquez, JanneM y Claudio Olivares

Otros escritos