El sentido del tránsito

Letreros que indican el sentido del transito en una esquina

Muy pocas normas de la ley de tránsito son tan universales (usadas en todo el mundo) y transversales a todos los modos de transporte como la definición del sentido de circulación de las vías. Todos obtenemos beneficio de su existencia, no así con los semáforos o prohibiciones de viraje a la izquierda que nacen por y para el automóvil.

El sentido de circulación viene a ser la base de un ordenamiento en el tránsito, es como el silabario de la circulación, nuestra base de comunicación y desplazamiento por las vías. Llegas a una esquina, sabes de donde esperar vehículos, aunque eso no implica que no debas mirar a ambos lados. Es por esto que es de tremenda importancia que lo respetemos.Los diferentes vehículos son ordenados en un flujo, todos en un sentido (o dos) bajo un mismo ambiente, coordinados. Cuando se rompe ese esquema se genera confusión y duda, que por lo general lleva a tomar malas decisiones que pueden terminar en un siniestro de tránsito.

Aprovecho de romper uno de los mas grandes mitos asociados a la circulación en bicicleta. Circular en contra del tránsito no te hace mas visible, te hace mas vulnerable. Si existen consejos de las abuelas que debes tirar a la basura, este es uno de ellos.

Al menos en Chile, es poco común observar autos en contra del tránsito, pero se ve. Lo que si es común, y aquí la importancia de esta anotación, es ver ciclistas utilizando las vías como si el sentido del tránsito no existiera. Dejando de lado a lo motorizados esta vez, entre ciclistas este comportamiento es molesto y peligroso, sumado a que como es constantemente observado por las personas, nos sumamos una mala fama de forma gratuíta.

Por lo general en los viajes en la ciudad, el sentido del tránsito no es un impedimento de circulación. Podemos fácilmente establecer una ruta que nos sea conveniente sin tener que desatender esta normativa. Quizás en algunos momentos, ya cerca de nuestro destino, nos ahorremos una buena cantidad de distancia moviéndonos a contramano unos 30 o 40 metros, los cuales podemos hacer fácilmente caminando con nuestra bici al lado y por la vereda.

Ser respetuoso con esta norma es primordial. Si asumes el riesgo de transgredirla, evita traspasar ese riesgo a otros. Si te encuentras con un ciclista que viene circulando correctamente, déjale la vía libre y no lo obligues a abrirse. Lo acercas innesesariamente al flujo de automóviles.

Recuerda tamién que el uso correcto de las luces es determinante al momento de comunicar dirección en los vehículos durante las horas de poca luz.

Otros escritos