Comenzando a transportarse en bici

Como ya se ha comentado otras veces, andar en bicicleta debe ser entretenido y agradable. El sentirse cómodo y a gusto fortalece la confianza y ésta, haciendo un buen equipo con la responsabilidad, incrementan la seguridad.

Con un poco de atención a nuestro cuerpo y mente, la comodidad la podemos percibir. Sabemos cuando no estamos cómodos, pero, la falta de responsabilidad puede hacérsenos invisible.

Responsabilidad significa hacer nuestra la seguridad, al contrario, apelar a la culpa es poner tú seguridad en las manos de terceros.

El conducir con responsabilidad nos ayuda, con el tiempo y la experiencia, a poder previsualizar situaciones. Luz verde no significa que tenemos el camino garantizado y libre, debemos aprender a observar los actores y visualizar los posibles movimientos.

Tal como cuando aprendemos a caminar, la conducción de la bicicleta la debemos enfrentar paso a paso, desarrollando nuestras habilidades y nuestra confianza. Una decisión poco inteligente sería decidir un domingo transformarse en ciclista urbano y salir el día lunes a primera hora de la mañana rumbo al trabajo o estudios en medio del tránsito motorizado. Un mínimo percance podría porvocar que terminemos odiando la bicicleta y concluyendo que pedalear es una mala idea. No quiero que eso suceda y es por eso que entrego estos consejos que espero ayuden para iniciar tu camino como ciclista urbano.

  • Si no has usado una bicicleta en mucho tiempo, reencuéntrate con ella circulando en vías recreativas y/o parques. Aprovecha también de analizar el estado de tu vehículo y no olvides que debes contar al menos con un foco delantero, luz roja trasera y campanilla
  • Haz viajes cortos (5 a 10 cuadras) que tengan un objetivo concreto. Puedes ir a comprar el pan, alquilar una película o visitar a un amigo
  • Haz tus primeros viajes por la calle y ciclovías en días de poco tráfico como fines de semana y recuerda siempre cumplir las normas de tránsito
  • Antes de moverte a tu lugar de estudios o trabajo define una ruta en un mapa, recórrela mentalmente y luego en tu bicicleta un fin de semana (el sábado en la mañana, por ejemplo). Memoriza el terreno, los hoyos y lomos de toro, observa bien las intersecciones, semáforos y demás señales junto con todo lo que sientas relevante de registrar
  • Define y asegura un lugar para estacionar tu bici. Si no hay infraestructura, habla con guardias, kiosqueros o alguien de tu confianza para que te ayude a encontrar una solución. Recuerda contar con un buen sistema de anclaje (cadena, candado)

A estos consejos le puedes agregar otros elementos o adaptarlos si quieres lograr mayor tranquilidad.

Recuerda seleccionar bien en que transportarás tus cosas.

A pedalear!

Otros escritos