Tag

prensa

Ciclistas en la vereda: ideas para avanzar hacia una solución

por | Sin Clasificar | 8 Comentarios

No es la primera vez que tratamos el tema. Ayer nuevamente se publica una nota de prensa, donde una organización de personas en contra de los ciclistas de vereda en Providencia y un concejal que ha hecho oídos y eco de sus demandas por años y sólo se ha quedado en eso (ha masticado el mismo chicle por más de 6 años), abren el debate respecto al uso de la vereda por usuarios de la bicicleta, tema que prefiero ver como un síntoma más de la lógica urbana dominada por el automóvil particular y que si de verdad se quiere resolver, toca mirar de forma más integral, en especial en un país que cree arreglar todo con leyes y represión.

campeondevereda

Antes de entrar en materia:

No apoyo ni fomento el uso de la bicicleta en la vereda. La bicicleta tiene su lugar en la vía y es en la calzada. Lo tiene en teoría, toca sumarse y ayudar a llevarlo a la práctica.

Como muchos, tengo una batería de anécdotas, desde mi experiencia peatonal, con usuarios de la bicicleta en veredas. He sido testigo de la estupidez de muchos pelototudos (no tengo otra forma de describirlos) y blanco de agresiones verbales al momento de llamar la atención. He sido testigo de lo mucho que nos falta culturalmente para aprender a compartir el espacio público.

Ahora si, a cosas más útiles.

compuestaoriginal

El aumento del uso de la bicicleta ha hecho evidente la falta de espacios para pedalear, espacios donde la gente se sienta segura moviéndose de a A B. Algunos usuarios utilizan la vereda para contrarrestar esa falta de seguridad percibida, (algunos de ellos de forma cautelosa y a veces con vergüenza). Otros,  lamentablemente hacen uso de la vereda como si nadie más en el mundo existiera, utilizándola como pista de carrera con obstáculos (si, esta gente ve a los peatones como banderas de slalom), pasando a llevar a quien se cruce por delante.

Para entrar a vislumbrar un camino que nos permita avanzar hacia una batería de soluciones toca separar las aguas, limpiar el polvo de la paja para ver las cosas con más claridad, menos pasiones, y más altura de miras, desde una perspectiva pública.

Por qué el pedaleo en la vereda es un problema

O un producto no deseado del aumento del uso de la bicicleta.

  • Invade espacio peatonal, el poco que hay, generando conflictos y en algunos casos lamentables, heridos con lesiones graves. Esto va en desmedro de la experiencia peatonal, la bicicleta es percibida como una amenaza.
  • Echa por tierra los argumentos de aportes y co-beneficios que el uso de la bicicleta trae a la ciudad. Genera una visión negativa de la bicicleta y sus usuarios en al comunidad en general, haciendo difícil su promoción.
  • De alguna manera valida el uso de la calzada para el auto, pero lo que es peor, genera discusiones entre dos modos, bicicletas y peatones, los que deberían ser aliados en el trabajo por una ciudad más habitable, que adopte una lógica centrada en las personas dejando atrás el paradigma del vehículo particular motorizado.
  • Desvía la atención de temas de la agenda pública que son base en la génesis de la situación: Hablar de ciclo-inclusión en serio, más allá de la provisión de ciclovías (entendiendo las ciclovías como la infraestructura segregada físicamente de uso exclusivo para bicicletas).
  • Mantiene sin cuestionar la lógica del automóvil y el cómo ha moldeado la ciudad, sus vías y también acaparado el protagonismo en las decisiones operacionales y presupuestarias.
  • Desliga al estado de su responsabilidad, ya que la ausencia de políticas consistentes y su respectivo presupuesto, para integrar a la bicicleta en el sistema de transporte del país (en lo urbano y lo rural). Queda todo entonces en un diálogo/discusión/pelea/catarsis de reclamos y chuchadas en redes sociales (que ya lleva años) entre la prensa, ciudadanos que defienden la caminata, fanáticos de la bici, etc.

Si crees que puedes aportar con otro elemento que complemente esta lista de factores que hacen del pedaleo un problema, súmalo en los comentarios.

Cómo enfrentar el tema para avanzar hacia una solución.

O cómo cambiar la situación al mismo tiempo que se promueve el uso de la bicicleta.

Pues toca ver los ámbitos de acción. Propongo estos dos: Infraestructura y Comportamiento.

¿El Huevo o la Gallina? te estarás preguntando. Pues, aunque haya sido demostrado que el huevo fue antes que la gallina, en este caso ambas medidas debieran ser aplicadas de forma coordinada. Sin gallina no hay huevo, sin huevo no hay gallina.

El veredismo desde el punto de vista de la infraestructura.

La pregunta que toca comenzar a hacer es: ¿Qué es lo que la infraestructura vial actual no está logrando que quienes van en bicicleta prefieren hacerlo en las veredas? Pues la respuesta es que la actual infraestructura, su diseño y lógica operacional, no incorpora a la bicicleta y sus características. Y esto no significa construir exclusivamente ciclovías (infra segregada) si no hacer uso de una serie de medidas e instrumentos que permitan hacer el 100% de la malla vial urbana ciclo-inclusiva, que cumpla 5 criterios básicos (Crow, 2007; Minvu, 2015; Ministerio de Transporte de Colombia, 2016). Para invitar a pedalear debe ser (a grandes rasgos):

  • Segura: Ofrecer seguridad real y percibida a los usuarios, tanto vial como personal. La gente debe sentirse a salvo.
  • Cómoda: Pues libre de obstáculos, con una superficie de rodado pareja, limpia, sin detenciones innecesarias ni sobresaltos.
  • Coherente: hablar un mismo lenguaje (acá se circula por la derecha), estar integrada al sistema de transporte  a la vialidad, tener los mismos códigos. Nadie quiere detenerse a pensar como es que sigue la cosa, por donde ir, como ingresar o salir de un sistema de ciclovías, tener conexiones claras. En resumen dejar clara la lógica de operación, con el mínimo de espacios para la improvisación, incertidumbre e informalidad. No hagan pensar.
  • Directa: Oferecer una serie de alternativas para dar flexibilidad a la elección de rutas según destino, ánimo, habilidades, etc. Donde la gente pueda llegar a destino de la forma más directa posible, sin vueltas y esperas innecesarias.
  • Atractiva: Cuando se junta todo lo otro y además el entorno urbano más allá de la vía, ofrece atractivo ya sean áreas verdes, vitrinas de comercios, presencia de personas. Nadie quiere quiere anda pos lugares aislados donde ni los gatos pelean.

Aquí en la última versión gráfica, para reforzar.

criterios

El veredismo desde el punto de vista del comportamiento.

Pues ya mas o menos lo comenté, si los usuarios no se sienten seguros en las vías, van a invadir las veredas, tomando una decision personal, natural, respecto de su propio bienestar. Esto es complejo porque prima el interés personal, insisto, natural en el ser humano para sobrevivir, lo que trae como consecuencia lamentable que se pasa a llevar a los demás. Algunos, conscientes del hecho y con un sentido de lo común más desarrollado, utilizan las veredas con calma, cuidado, timidez y en algunos casos hasta vergüenza. Se ven impulsados a hacerlo cuando van en familia, con niños. Podría decir que son las personas que disfrutan de los beneficios de la bici, la reconocen como una herramienta de acceso urbano y transporte que pese a que la ciudad no les da la bienvenida, buscan utilizarla igual pese a las incomodidades. Usuarios que son conscientes de la invasión y circulan como tales.

Por el otro lado, mas oscuro, rápido y mala clase, están los campeones de vereda, aquellos que, teniendo las habilidades y destrezas para lanzarse cerro abajo, pedalear rápido y maniobrar en medio de un pelotón, insisten en tomar rutas directas y seguras a costa de todo el resto de las personas. Inconsciencia, agresividad y pelotudez pura. Mal comportamiento injustificable por donde se mire. Esos pocos pero cada vez más, no están pedaleando hacia una convivencia urbana, ni a los buenos modales ni nada. Simplemente poniéndose ellos por sobre los demás sin ningún pudor. Desconocen la presencia del otro y como resultado no hay espacio al diálogo. Gremlins de la lucha por reivindicar la bicicleta.

¿Cómo abordar el tema desde el comportamiento? Algunas ideas son:

  • Destacar los buenos modales y etiqueta en el espacio público. Inspirar al dialogo, apoyar el desarrollo de un sentido de lo común.
  • Organizarse mejor para demandar al estado, no sólo desde las organizaciones ciclistas, si no de la comunidad en general, de forma conjunta, por un entorno urbano más seguro e impulsar proyectos que impliquen una re-configuración del espacio vía en beneficio de el caminar y el pedalear. Esto implica dejar la pelea chica entre actores que deben ser aliados.
  • Desaprobar y en persona, en el momento, a quienes estén en bici por veredas de manera agresiva. Creo que la desaprobación social de este tipo de conductas es esencial. He probado varias formas y todavía no sé cual da mejores resultados, lo que sí sé es que con agresión no va bien la cosa y con eso te ganas un mal rato. No gracias.

¿Sugieres alguna otra?

Ya han sido bastantes años dandole vuelta al tema sin llegar a un punto de acuerdo y encuentro. Aprovechando esta contingencia, quizás se pueda dar el primer paso hacia una solución. Quizás este escrito ayude. Lo que sí está claro, que las multas por si solas, sólo irían en desmedro del fomento de la bici y la gente se terminará bajando de la vereda y la bici (si son aplicadas universalmente y no en los puntos específicos de conflictos).

Si queremos lograr un cambio en el comportamiento, toca ofrecer la otra parte, el espacio seguro donde poder pedalear. De donde se saca ese espacio, pues de las pistas dedicadas autos, cuando haya, o estableciendo perfiles compartidos bajado la velocidad con diseño y luego con señales, cosa que todos anden mas seguros.

Ah, y respecto a las multas. Pongámonos intensos una vez se hayan cumplido los 5 criterios. Y en el peor de los casos, si se va a fiscalizar la seguridad peatonal, pues que se fiscalicen todas sus amenazas.

estacionados

Muévete en bici hoy, será un buen día.

PS: Aquí, en esta nota de Ahora Noticias, la Alcaldesa de Providencia, comuna que iniciaría un plan de fiscalización el tercer trimestre de 2016, deja claro el círculo descrito en este post, las falencias de su plan, y la falta de argumentos para sostenerlo. Cuáles son los puntos a destacar.

  1. Menciona que la calle Pedro de Valdivia tiene entre 150 y 200 ciclistas/hora por la vereda. Hay una demanda importante de viajes. Ella no se hace cargo de decir “hey! es harta gente, esa calle requiere una adaptación en su diseño para incorporar de manera segura la bici”. Se diluye diciendo #compartamoslacalle, esa calle en particular, donde el volumen de trafico y velocidad (y sus adoquines) la hacen ingrata para cualquiera.
  2. Reconoce que no anda en bicicleta porque le da miedo andar por la calzada, entonces no la contempla como alternativa. Reconoce, con su testimonio, que si no hay infra ciclo-inclusiva la gente no va a pedalear o va a hacerlo por la vereda. Ella está en una comuna que ha hecho avances en fomentar el uso de la bici, lo que resulta contradictorio con una media que, de implementarse a discreción en todo el territorio comunal, terminará inhibiendo el uso de la bicicleta al carecer de alternativas seguras a la vereda.

Lamentable realidad, lamentable que no se esté aprovechando de tomar medidas integradas para de verdad comenzar a resolver el tema de la infraestructura vial que desalienta el uso de la bici.

Página del diario La Tercera de la Hora

La Tercera de la Hora, 1973: “La bicicleta es la gran solución para problemas de la locomoción”

por | Sin Clasificar | Inicia el diálogo

En marzo de 2007 uno de los miembros fundadores de Arriba ‘e la Chancha encontró un documento de del diario La Tercera de la Hora (hoy, con otros dueños, simplemente La Tercera). Llevaba por título “La bicicleta es la gran solución para problemas de la locomoción” destacando “Se puso de moda en las calles céntricas”. Fue publicado en la Página 8 el Martes 14 de agosto de 1973, a menos de un mes del golpe militar.

Página del diario La Tercera de la Hora

Hasta ahora es posible que sea la publicación periodística que más pistas ha dado sobre el contexto de la bicicleta hace más de 40 años. Las imágenes publicadas anteriormente no permitían ver con claridad el texto íntegro de la nota. Hoy, luego de un breve curso de inducción técnica a la investigación periodística por parte de nuestra amiga “Gemmy Jones“, apasionada bibliotecaria, fuimos rumbo a la hemeroteca de la Biblioteca Nacional e invertimos un par de horas mirando microfilms. Transcribimos el artículo.

Estas son algunas de las pistas que pudimos sacar de él.

  • Había un problema con el transporte público y se encontraba ad portas de una movilización grande en Santiago. La bicicleta resultaba una herramienta para sortear el problema que esto entregaba a la “locomoción” en general. Algo parecido quizás a lo que sucedió con el lanzamiento de Transantiago en febrero de 2007
  • Las poleras, casi un estándar en la vestimenta cotidiana de hoy, eran la última tendencia de la moda, que venía a destronar a la camisa.
  • Se aplicaba bicilogística, transportando a los niños o alimentos para hacer picnics.
  • Aparentemente había ya una incipiente aspiración chilena a tener un auto.
  • Ya se declaraba en esos años que la bicicleta ha tenido sus “altos y bajos”
  • CIC era aparentemente la única fábrica de bicicletas chilena. Se refieren a la empresa Oxford como una ensambladora de bicicletas en la ciudad de Arica.
  • CIC fabricaba más de 3000 bicicletas mensualmente en tres modelos, aro 28, aro 26 y la Mini.
  • Ya en esos años se reconoce que el chileno es cómodo, haciendo referencia a que es poco dado a la actividad física.
  • La bici-moto aparecía como una “mejora” a la bicicleta, especial para evitar la actividad física, vendiéndola como “más cómoda”.
  • Ya se hablaba de los motores mosquito.
  • Años antes se había construido una pista exclusiva para bicicletas y motos en la Alameda, proyecto a cargo del Municipio de Santiago. Dicen que fracasó por carecer de señalización especial.
  • El Gobierno Municipal de Providencia estaba abordando estrategias o acciones para mejorar la seguridad de los usuarios de la bici. Esto debido a que los viajes en bicicleta estaban aumentando en la comuna.
  • Por avenida Costanera y Providencia se podía ver mujeres en bicicleta, las pioneras en “solucionar su problema de locomoción” utilizando bicicletas.

Suena a deja vú. Se repiten las comunas del Gran Santiago que estaban trabajando en la movilidad en bicicleta y era un vehículo cuyo uso resultaba pintoresco a los ojos de la prensa, sin embargo eran reconocidas sus tremendas capacidades.

42 años después podemos decir que hay coincidencias, pero sin duda estamos en mejor pié y con mejores posibilidades. No había autos, los dejamos entrar a la ciudad, hoy cosechamos sus adversos resultados. Será hora en que fertilicemos realmente el prado para que florezcan definitivamente los ciudadanos en bicicleta.

Aquí el texto íntegro.

Página 8, La Tercera de la Hora. Martes 14 de agosto de 1973.

La bicicleta es la gran solución para problemas de la locomoción
“Se puso de moda en las calles céntricas”

No importa la edad ni el físico. Solo basta con tener unas ganas tremendas de hacer ejercicio y de auto-solucionarse el problema de la locomoción. Las bicicletas se han puesto en “onda” al igual que los suecos femeninos y las polleras masculinas. Hombres, mujeres y niños y hasta “lolones” de cincuenta y tantos años han decidido capear en parte el problema de la locomoción dandole movimiento a sus piernas y agregándole a las calles santiaguinas una nota pintoresca.

A raíz de los últimos acontecimientos los chilenos que tienen la suerte de disponer de una “CIC” , “Centenario” o “Liguria” después de inflarle los neumáticos, preparar un pequeño Picnic -el ejercicio produce hambre- y realizar un trotecillo de precalentamiento se lanzan a la conquista del centro. Lo hacen por diferentes calles con bultos y a veces llevando en un asiento auxiliar a su hijo. Es la solución chilena a la falta de micros y carestía para lograr el ansiado vehículo.

Un poco de historia
Pero para hablar de bicicletas hay que remontarse para encontrar los primeros orígenes de este medio de transporte. El “celerífero” es el primer antecesor de la bicicleta moderna y del raudo automóvil y su invento data del año 1800. El autor de este aparato de dos ruedas, que no solo dejo atónitos a los hombres, si no que también a los caballos que serían más tarde reemplazados por estas dos ruedas, fue “Sivrac”. Años después barón Carlos Federico Drais ideo una maquina que se llamo draisiana y que se distinguía del celerífero en que la rueda delantera giraba con independencia de la de atrás.

Los ingleses con su actitud practica fueron los que para superar los obstáculos construyeron las llantas de la bicicleta. De esta manera nuestros antepasados mientras disfrutaban del “One step” y del “fox trot” tuvieron la bicicleta al alcance de sus pies. Lo que les permitió dar largos paseos, disfrutar del paisaje o simplemente trasladarse de un punto a otro.

¿Solución chilena?
En Chile la bicicleta ha tenido sus altos y bajos. Y de ser un elemento que solo se utilizaba para dar paseos o como deporte, en estos momentos si existieran en el mercado serían la solución chilena al problema de la locomoción.

En estos momentos en Chile hay una sola fabrica de bicicletas: la “CIC” y una armaduría que está ubicada en Arica. La primera funciona desde 1938 y fabrica mensualmente 3.000 bicicletas de tres tipos. La aro 28 hombre que es la mas grande, aro 26 para ambos sexos y la “Mini”. Esta última se fabrica desde 1968 y sirve para que en ella ande de un pequeño hasta un adulto.

La CIC, informo Rafael Escolano, jefe de la división de rodados, entrega entre 150 a 160 bicicletas diarias a los distribuidores. El 80 por ciento de las piezas que se usan para armar una bicicleta son hechas por la misma CIC y solo el 20 por ciento de sus piezas son importadas. Incluso, en esta fabrica se hacen los neumáticos y la cámara de las ruedas.

Sin embargo para este profesional la solución chilena no es la bicicleta. Hay que considerar, explica, que el chileno es bastante cómodo y no le gusta hacer mucho ejercicio. Pero hay una solución. La CIC está estudiando y solo basta que la “CORFO” de el “vamos” y pronto podremos fabricar en Chile la “Motobecane”. Este “velomotor” es capaz de adquirir una velocidad de crucero de 40 kilómetros por hora, es de baja ciclindrada -50 centímetros cúbicos- y bastante económico. Además puede usarse en cualquier momento como bicicleta.

Este vehículo, dice Escolano, podría salir de nuestra fabrica con un precio fluctuante entre los 45.000 escudos. Y para su fabricación se aprovecharía la capacidad de instalación de CIC y su experiencia. La fabricación de este tipo de transporte abre también expectativas de exportación a países como Argentina y Perú.

Precios y mosquitos
Hasta hace poco los precios de la “Mini” eran de 3.600 escudos. Y de acuerdo con los nuevos precios oficiales este monto aumentó a 25.000 escudos y para la aro 28 y 26 alrededor de 18.000 escudos.

Por otra parte, para los que han comprado una bicicleta existe la posibilidad de encontrar un “mosquito” que es un motor de un cilindro y que da aproximadamente un total de 50 kilómetros de velocidad. Son bastante económicos de bencina, gastando 35 kilómetros por litro. La marca de estos motores son “Saseh” y de fabricación alemana. Su precio fluctúa entre unos 60.000 a 80.000 escudos.

Para abaratar mas los precios de estos medios de transporte, Martín Duran Reynoso ha elaborado un proyecto para importar 300 mil bicicletas para ser distribuidas a lo largo del país. Estas bicicletas serán entregadas entre empleados, obreros y estudiantes cuya renta no sea superior a 5 sueldos vitales, dando un pie de E 800 y 30 cuotas de E 140. En todo caso, esta iniciativa de Durán está sujeta al respaldo que le brinde el Gobierno.

Reglamento especial
Pero una mayor producción de este tipo de locomoción no basta. Debe ir acompañada de un reglamento de tránsito para evitar los accidentes. Sobre esto, años atrás, la Municipalidad de Santiago construyó en la calle Alameda una pista especial para ciclistas y motonetistas. El resultado fue bastante negativo, porque al no tener una señalización especial se produjeron continuos accidentes provocados por los peatones y automovilistas.

Por el momento la Municipalidad les está abordando los problemas que se les producen a los ciclistas en Providencia, arteria que en los últimos meses ha adquirido una gran afluencia de ciclistas.

Pies de foto

“La fabrica CIC es la pionera de la fabricación de bicicletas. Produce diariamente entre 150 y 160 bicicletas que son entregadas a los distribuidores. Se calcula que mensualmente fabrica 3.600 bicicletas.

“Nuestros abuelos fueron los primeros en adoptar este medio de locomoción. Lo hacían como pasatiempo o como deporte. Aunque la moda no es la misma y algo se ha adelantado en el modelo de esta pionera del triciclo o celerífero, ellos sin temor a caerse, circulaban por la Alameda de Las Delicias.

“Las ‘lolas’ fueron las primeras en solucionar su problema de locomoción. Por la avenida Costanera o Providencia es normal observar a los santiaguinos que, a falta de micros, han preferido las bicicletas”