Guía práctica: Cómo impulsar el ciclismo urbano

Portada de la guia

Esta guía, publicada en conjunto por la Universidad de Los Andes de Colombia y el BID, entrega seis grupos de recomendaciones específicas para mejorar la efectividad de las políticas públicas tendientes a promover el uso de la bicicleta.

Quiero la guía

Cómo impulsar el ciclismo urbano corresponde a la primera guía de una serie de cuatro, que se irá publicando durante el primer semestre de 2017, y nace producto de una investigación de Jeroen Buis y la posterior edición de Hill Consultores. Está orientada a entregar herramientas que permitan establecer a nivel institucional, no sólo del estado, si no también incorporando el rol de la sociedad, mejoras a los procesos y efectividad de las políticas públicas. No basta únicamente que los gobiernos locales ejecuten obras aisladas de un contexto y plan general. Se trata de establecer los mecanismos de participación, presupuestos, capacidades técnicas, entre otros, para sacar adelante un programa de estado, a largo plazo, que contemple la participación de usuarios y ciudadanos en general.

Para esto la guía propone los siguientes pasos:

  1. Definir una visión, que corresponde a definir un Plan Maestro de la Bicicleta que tenga claramente definidos un objetivo, una justificación, un diagnóstico, una relato claro del proceso de construcción del plan, unas estrategias generales, y un modelo de
    seguimiento y gestión
    .
  2. Modificar las organizaciones en dos aspectos, enfoque e infraestructura. Esto implica la necesidad urgente que los profesionales en el sector movilidad reconozcan que el nuevo foco de la planeación de la movilidad no está en los vehículos motorizados sino en las necesidades, la velocidad y la escala humana. Complementando lo anterior, se propone establecer una Oficina de la Bicicleta dentro de la autoridad de movilidad (y también evaluar la creación de esta autoridad en caso que no exista), y también la implementación de una Mesa de Trabajo Intersectorial.
  3. Explorar tres fuentes de financiación. Primero, que los gobiernos nacionales, además de identificar los desafíos (como el caso de chile con la Política Nacional de Desarrollo Urbano) destinen presupuesto para llevar a cabo sus políticas (nuevamente en el caso de Chile sirve como ejemplo la promesa presidencial de 190km de ciclovías en regiones, pero a escalas mucho mayores). Explorar financiamiento a través de cooperaciones multilaterales, por ejemplo, a través de organismos de cooperación internacional, que además del financiamiento puede ayudar a potenciar el liderazgo político. Un par de ejemplos de esto son el programa de ciudades emergentes y sostenibles del BID o el ST Award recibido por la Municipalidad de Santiago. En tercer lugar está una de las cosas más maravillosas de lograr a nivel local y se trata de monetizar el uso del espacio vial para el financiamiento local. Un par de ejemplos: Que el recaudo por estacionamiento, producto de una buena política de administración, sirvan para financiar ciclovías o mejoras a los espacios peatonales y de permanencia. Que los recaudos por una futura medida de tarificación vial se destinen a fomento de intermodalidad bicicleta-transporte público o a mejoras de infraestructura de este último.
  4. Fortalecer relaciones con cuatro socios estratégicos. Fortalecer las relaciones y cooperación entre las organizaciones ciudadanas, la empresa privada, los medios de comunicación y las instituciones educativas. Trabajando todos juntos y coordinados por un fin común permitirá arrojar resultados quizás a pequeña escala y en el corto plazo. También le trabajo conjunto ayudará a mantener consistencia en el plan general.
  5. Alinear 5 instrumentos de planeación. Plantea establecer coherencia en la pirámide de planeación, entre Políticas, Planes, Programas y Proyectos, además de definir y consolidad una matriz de resultados que permita obtener indicadores de gestión para el Plan Maestro de la Bicicleta.
  6. Articular el Plan Maestro de la Bicicleta con otros seis instrumentos de planificación urbana y regional. Esto es compartir los recursos en función de objetivos comunes con otros planes, como lo sería un Plan de Movilidad, Plan de Salud Pública, Plan de Seguridad Vial, Plan de Calidad del Aire, Plan de Ordenamiento y Usos del Suelo y Planes Seguridad Ciudadana. El trabajo de promoción del ciclismo urbano no es una actividad aislada. La bicicleta trae consigo un montón de co-beneficios que vale la pena reconocer y con eso unir energías con otros grupo de planes y estrategias, no siempre del todo evidentes, de tal manera de establecer acciones coordinadas.

No me cabe duda que este documento será de gran utilidad para comenzar un camino de profundización en los diferentes niveles de gobierno y ciudadanía. No se conciben acciones aisladas sin uno o el otro. Invito a que bajen la guía, comenten, compartan y también aporten.

Este esfuerzo a escala regional (América Latina) ayuda también a que podamos entre las distintas naciones, compartir y aprender de nuestras propias experiencias. Compartimos realidades comunes y ya es momento de inspirarnos entre nosotros.

Quiero la guía

Muévete en bici hoy, será un buen día.

Claudio Olivares Medina

Sobre Claudio Olivares Medina

Diseñador, fotógrafo y director de Bicivilízate. Trabaja para mejorar y enriquecer la experiencia urbana.

Comenta: