Tuve la suerte de conocer a Jennie Fasth en Copenhague en el primer record de velocidad en Bullitt. Jennie está estudiando sistemas de información geográfica en la Universidad de Lund. Escribió este artículo que originalmente fue publicado en el sitio sueco HappyRide.se, traducido al inglés por Mikael de Copenhagenize y que ahora, con permiso de Jennie, publicamos aquí en castellano.

El 23 de octubre de 2015 se dio inicio a lo que se convertiría en la primera “Cyckelhus” o “Casa bicicleta” en Suecia. El proyecto inmobiliario se llama OhBoy y está ubicado en la zona puerto oeste (Västerhamn) de la ciudad de Malmö. Poco a poco están llegando los primeros inquilinos. ¿Cómo es esta Casa Bicicleta? ¿Quiénes son los residentes y qué piensas de su nuevo y particular edificio? Me decidí a averiguarlo.

Pues sus 55 departamentos ya se encuentran arrendados y no hay duda que la gente que tiene integrada la bici en su vida cotidiana fueron los primeros en mudarse. No han llegado todos los inquilinos todavía, pero no se aprecia en ningún caso una falta de bicicletas. En los pasillos de acceso hay muchas bicicletas regulares y también bicicletas de carga. El garaje de bicicletas está también rebosante de actividad.

Hay bicicletas en cada uno de los pisos y a diferencia de los edificios tradicionales, las bicicletas son más que bienvenidas en los corredores de acceso. Las barandas son reforzadas y se ha diseñado de tal forma que haya suficiente espacio para que quepan las bicicletas, incluso las bicicletas más anchas, dejando espacio para caminar y cumpliendo las regulaciones en caso de incendios.

Bicicletas comunitarias y bicicletas de carga

Aunque los residentes aún están llegando, queda mucho por terminar en el edificio. Tres espacios especialmente pensados para ajustar y mantener las bicicletas estarán disponibles pronto, dos fuera del edificio y otro en el subterráneo. Estarán provistos con herramientas para uso comunitario. Estos también tendrán acceso a bicicletas compartidas de la comunidad y a tres bicicletas de hechas a medida por la firma de bicis DIY (hazlo tú mismo) XYZ Cargo.

La firma de arquitectura Hauschild + Siegel estuvo a cargo del diseño, construcción y también está a cargo de la administración del edificio. Invierten una buena cantidad de tiempo buscando soluciones para hacer de este inmueble lo más bici amigable que se pueda. Las bicicletas comunitarias no son la excepción. De manera de maximizar la comodidad de los residentes en una vida libre de automóviles, han provisto las bicicletas de XYZ Cargo de Copenhague. Sumado a los típicos triciclos de carga, los residentes pueden utilizar una bicicleta de carga para el transporte de niños, con una capacidad de 6 pasajeros y un bici taxi con capacidad para 2 pasajeros. Incluso han ordenado también la compra de algunas plegables.

Estas bicicletas de carga tendrán un área de estacionamiento aparte y techada, cerca del estacionamiento de autos e instalaciones para lavar las bicicletas. Después de haber consultado con un arquitecto paisajista, se instaló un sistema amigable con el medio ambiente para el tratamiento de los residuos grasosos de las bicis. El tradicional sistema de separación de aceite será reemplazado por plantas que actuarán como filtros en el proceso de limpieza de agua. Otras consideraciones medioambientales son consistentes con la vegetación, por ejemplo los materiales de construcción del edificio y también la incorporación de paneles solares.

Acceso para las bicicletas en todos lados

La bicicleta para el transporte de niños y el bicitaxi son super anchos, pero el edificio está diseñado para ellos. Todas las puertas son 10cm más anchas de lo normal, lo que hace posible que los residentes puedan ir con sus bicicletas a cualquier lugar dentro del edificio. Incluso directo a su departamento si es necesario. A lo anterior se suma que cada puerta está equipada con un dispositivo de apertura para entrar mayor facilidad al acceso.

Los arquitectos también consideraron la importancia de los radios de giro en las escaleras, más anchas que en los edificios tradicionales. Las bicicletas también entran súper fácil en los ascensores, que son más anchos y profundos de lo común.

Es fácil darse cuenta por qué los pasillos están repletos de bicicletas de carga. Es muy fácil llevarlas directo a tu departamento. Los residentes no tienen que descargar la bici y luego cargar todo hasta el departamento. Ahora lo fácil ya no puede ser más fácil.

No necesitas detenerte en la puerta de entrada. Los departamentos están diseñados incluso para que puedas llegar con tu bici hasta la puerta del refrigerador, si así lo deseas. Las puertas de los departamentos también tienen eso 10 cm. extra sobre la norma. Las cocinas fueron diseñadas por la compañía finlandesa Puustelli y consisten en gabinetes con puertas hechos en abedul esmaltado (gris y blanco en la mayoría de los departamentos) y las cubiertas de los muebles son de granito finlandés. Todas las unidades están equipadas con cocinas a inducción, hornos a convección (circulación de aire caliente), lava vajillas y lavadora.

Una planta abierta (tipo loft) permite una serie de oportunidades para decidir por tí mismo como quieres diseñar la accesibilidad en tu departamento.

Sorprendentemente no se pueden pintar las murallas ni intervenir demasiado los muros. Soluciones para colgar marcos de fotografías y cortinas son provistas por la administración. Necesitas un permiso para taladrar en las murallas.

Independiente del acceso al edificio que los residentes utilicen, las bicicleta fueron tomadas en cuenta en el diseño. Todas las puertas son suficientemente anchas y los ascensores se abren por el frente y por atrás, entonces nunca tendrás que darte la vuelta para ingresar.

Hay buzones disponibles a la entrada para recibir encomiendas y sobres. La idea es que los residentes puedan comprar desde casa, como mucha gente hace, pero también hacer más fácil la recepción de los paquetes. En adición a las bicicletas de carga, también hay un programa de auto comunitario, incluido con el departamento.

Una vida libre de autos.

Es totalmente posible deambular todo el día por el edificio y revisar cada característica y detalle pensado en las bicicletas. Hay pequeños toques en cada lugar que son parte de esta visión general de diseño pensada para personas que han optado por una vida sin autos. Conocimos a algunos de los residentes para conocer por qué eligieron vivir en esta casa bicicleta.

Ola Fagerstrom es un ávido usuario de la bici que tiene varias horas de pedaleo a su haber. Tiene una bici de carga, una de ciclocross y una de montaña en su colección. Trabajó por un año en la empresa danesa de bicicletas de carga Larry vs Harry en Copenhague, por lo que no es sorpresa que el Bullitt sea su bicicleta de carga. Sin duda verás Ola moviéndose sobre su Bullitt por las calles de Malmö. Vendió su auto dos años atrás y no tiene ninguna razón para comprar uno nuevo.

Mudarse a la CykelHuset ha sido una experiencia positiva. El hijo de Ola, Malte, solía pedalear 10k diarios para llegar al colegio en el barrio del oeste del puerto y ahora su viaje es mucho mas corto. Ola disfruta del ambiente industrial de la zona y sus calles calmas. Disfruta de tener una vista libre al otro lado de la calle y la vista al parque Stapelbädds es armónica, dice. Aunque aún hay un poco de ruido de construcción, es bien parejo y bajo. Es imposible escuchar el ruido del parque de skate local o el tráfico alrededor.

La experiencia con bicicleta e Ola ha sido bien aprovechada por la comunidad y ahora tiene la oportunidad de tomar parte en la compra de herramientas para los talleres y las bicicletas comunitarias. Pese a que han sido sólo un par de semanas desde que se mudó, está maravillado. Piensa que es fantástico rodar su Bullitt lleno de carga hasta el ascensor y estacionar frente a la puerta de su departamento.

Otro residente es Johanna Ekne. Vive y trabaja en el edificio y será responsable del Hotel Bicicleta, pronto a inaugurarse, y mientras que su decisión de mudarse aquí estaba relacionada con el trabajo, fue el diseño del lugar lo que enamoró a Johanna. Un espíritu familiar orientado a la innovación y un inmueble dedicado a la vida con bicicletas simplemente se sintieron muy bien y tomaron la decisión de mudarse.

Las cajas de la mudanza aun no han sido vaciadas y hay mucho por hacer, pero Johanna lo ama. El departamento es muy diferente que su antigua departamento en Möllevången, en un edificio 4 pisos y sin ascensor. La familia también tenía problemas para acomodar sus bicicletas. Hoy las bicicletas se estacionan justo fuera de su departamento, lo cual Johanna encuentra simplemente brillante.

La familia mantuvo su auto durante la mudanza y ahora tiene planes de venderlo, algo que Johanna espera con ansiedad. “Será maravilloso, todo es más simple en bicicleta”.

Su familia vive en los últimos departamentos, los que son duplex. Cada departamento en el sexto y séptimo piso, cuenta con amplias terrazas, las cuales eventualmente serán separadas con cierres verdes y flores para brindar algo de privacidad.

Para los residentes que no cuentan con estas amplias terrazas, la vista podrá ser disfrutada desde la terraza del techo. Un invernadero de naranjas está siendo terminado y toda la vegetación estará puesta en abril de este año (2017).

El hotel bicicleta

Las cajas de mudanza están lentamente llegando y se espera que todos los residentes se hayan mudado al momento que el hotel abra. El primero de Marzo de 2017 será el día en que los 32 apartamentos del primer piso estén listos para recibir invitados.

Las habitaciones y baños están en la planta baja. La cocina, sal ase estar y área de trabajo se encuentran subiendo las escaleras. Los invitados tendrán su propia terraza con un pequeño jardín afuera y, durante su estadía, podrán tener acceso libre a las bicicletas de la comunidad. La recepción estará en la planta baja del edificio, pero la idea es que los visitantes se registren por su cuenta. Una lavandería comunitaria también será incluida en la recepción.

Los apartamentos del hotel apuntan a quienes quieren y necesitan estadías largas y también para quienes requieren alojamiento por poco tiempo, por ejemplo para la búsqueda de trabajo. Todos los apartamentos están equipados con escritorio, silla y acceso libre a internet.

Muchas cosas asombrosas relacionadas con el ciclismo urbano están pasando en el barrio oeste del puerto de Malmö. Varios dueños de propiedades están tratando de reducir el número de autos y promover el ciclismo y otras iniciativas que ayuden a hacer la vida más simple y fácil, libre de autos.

De todas maneras ninguno de ellos ha llegado a empujar tanto las fronteras como lo ha hecho la firma de arquitectos Hauschild + Siegel y su casa bicicleta “CyckelHuset” OhBoy. Ojalá esto se convierta en el comienzo de una tendencia urbana, donde el dinero para construir infraestructura para acomodar autos (algo que es súper caro), se invierta en soluciones habitacionales y de movilidad sustentable y amigable con el medio ambiente.

Texto e imágenes, por  Jennie Fasth

Sobre Claudio Olivares Medina

Diseñador, fotógrafo y director de Bicivilízate. Trabaja para mejorar y enriquecer la experiencia urbana.

One Comment

  • Oscar Escamilla dijo:

    Después de leer esto, me entristece ver tan lejos la posibilidad de tener una vida cómoda y tranquila como la que se percibe con tu texto. Ni hablar, a vivir unos años más en el reino del automóvil, mientras sale un plan para cambiar de estilo de vida.

Comenta: