La capital danesa destaca a nivel mundial por el alto nivel de integración la bicicleta como medio de transporte en su cultura. Políticas decididas en este sentido fueron implementadas desde finales de la década de 1960, cuando la ciudad se vió en la encrucijada de elegir entre un modelo centrado en el automóvil o centrado en las personas. Se decidió por el segundo y comenzó un proceso de incorporación de la bicicleta en el trazado urbano, ya sea con vías de baja velocidad o infraestructura segregada, entre muchas otras medidas. Hoy Copenhague cuenta con una participación modal de la bicicleta de un 36% (Urban Audit 2009) y se espera aumentar esa participación al 50% de los viajes totales para el 2015. Actualmente el 50% de los residentes de la ciudad utiliza la bicicleta para ir al trabajo y acceder a estudios (Copenhagen city of cyclists – Bicycle account 2010).

Para lograr el cumplimiento de los objetivos de su plan se implementó, entre otras ambiciosas medidas, una campaña para reforzar positivamente la elección de usar la bicicleta. La iniciativa I Bike CPH complementa muy bien la comunicación y la materialización de la estrategia implementando mejoras a la infraestructura ciclista de la ciudad. Es en este contexto que se implementa un innovador mobiliario urbano en las intersecciones, para entregar comodidad (apoyo e impulso) al momento de espera de derecho de paso en cruces regulados. Se incorporaba además el mensaje “Hola pedalero, apoya tu pié aquí… y gracias por pedalear en la ciudad”, frase que formaba parte de un sistema de mensajes positivos orientados a reforzar la elección de la bicicleta como medio de transporte.

Apoya pies o descanso ciclista en operación en Copenhague - (Fotografía: Mikael Colville Andersen)

Conocimos personalmente este dispositivo el año 2010 en la ciudad de Copenhague y a finales de 2013 comenzamos las gestiones junto a Bicipunto SPA (aliados con quienes implementamos el piloto de racks públicos de bicicletas en Providencia), para implementarlos en Santiago de Chile y generar experiencia y conocimiento respecto a su uso en el contexto local.

El contexto local

Al detenerse, bajarse de la bici resulta en una acción que quienes pedaleamos preferimos evitar. El ideal es mantener la bici en movimiento tanto como sea posible, pero claramente no puede ser así todo el tiempo. En el contexto urbano debemos detenernos completamente para dar el paso a los demás. Si podemos evitar que el ciclista desmonte la bicicleta en las detenciones aportamos a enriquecer la experiencia del usuario.

El acto de apoyarse para no bajar de la bicicleta se da naturalmente hoy en el contexto local. Esto se observa cotidianamente en las ciclo rutas de la comuna donde es fácil ver a los usuarios utilizando señalización vial y elementos de la infraestructura de servicios como puntos de apoyo para mantenerse sobre la bicicleta mientras esperan el derecho a paso.

Usuario de la bicicleta apoyándose en señal de tránsito

Usuarios de la bici utilizan el mobiliario urbano como punto de apoyo

En las ciclo rutas de diversas comunas es frecuente ver usuarios haciendo uso de señalética e infraestructura de servicios como puntos de apoyo para no bajarse de la bicicleta en instancias de espera de derecho a paso. (Fotografías: Claudio Olivares Medina)

Otra acción observada en terreno consiste en el uso de la solera como apoyo para el pié cuando hay ausencia de elementos verticales para apoyarse con las manos. De esta manera el usuario de la bicicleta logra su objetivo de no “salirse de la bicicleta” al momento de efectuar una detención. El siguiente aspecto importante en esta acción radica en que la solera permite un punto de contacto que ayuda a impulsar la bicicleta al momento de continuar la marcha.

Usuarios de la bici apoyan el píe mientras esperan paso

Etapas de impulso para recuperar el movimiento en la bici

Usuaria de la bici en Barcelona impulsándose para partir

Una acción natural de todos los usuarios de la bicicleta alrededor del mundo.  Esta es en Barcelona donde una usuaria del sistema de bicicletas públicas local, Bicing, se impulsa luego de la espera de paso. (Fotografías: Claudio Olivares Medina)

La aplicación de esta medida de bajo costo ayudaría a ordenar y formalizar zonas de acumulación y detención en la actual red de ciclo rutas. Todavía hay mucho espacio para la informalidad y zonas como las descritas anteriormente no están definidas ni formalizadas a nivel de infraestructura o legislación. La instalación de este dispositivo en la red local permitirá demostrar su utilidad y eficacia en el logro de este objetivo.

Los usuarios de la bici informalmente definen cual es su mejor lugar para esperar

Plan piloto en Santiago de Chile

Baranda ciclista en operación en la ciclovía de Rosas

Desde el lunes 2 de junio el dispositivo está en operación en la recién estrenada ciclo ruta  de calle Rosas en la comuna de Santiago. (Fotografía: Claudio Olivares Medina)

Con el apoyo del Municipio de Santiago, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo instalamos el 1 de Junio las primeras barandas de apoyo en Chile.

Todavía hay varias preguntas por contestar, pero hasta el momento todo parece indicar que el dispositivo funciona y es entendido por los usuarios. Todavía queda un breve período de tiempo para familiarizarse con el uso, luego del cual estaremos en condiciones de establecer en definitiva su eficacia y requerimientos espaciales para su implementación.

Muévete en bici hoy, será un buen día.

Más info en:

Fotografía de la baranda en Copenhague, Mikael Colville Andersen.

Claudio Olivares Medina

Sobre Claudio Olivares Medina

Diseñador, fotógrafo y director de Bicivilízate. Trabaja para mejorar y enriquecer la experiencia urbana.

Comenta: