Santiago B-Cycle: Bicicletas públicas para Santiago

Con sorpresa recibimos hoy la noticia del lanzamiento de un sistema de bicicletas públicas para la ciudad de Santiago, que contará con tecnología de punta, pasando a ser uno de los más avanzados de Latino América a nivel tecnológico.

Lanzamiento Santiago B-Cycle

El financiamiento de Santiago B-Cycle corre por parte del grupo financiero brasileño Itaú mientras que la operación y la tecnología (donde están incluídas las bicis) serán responsabilidad de la empresa estadounidense BCycle, quien ya opera varios sistemas en Estados Unidos y quienes además es una filial de la marca de bicicletas Trek.

Lanzamiento Santiago B-Cycle

El proyecto completo tiene como desafío poner a disposición de los santiaguinos 3000 bicicletas y 300 estaciones, lo que corresponde a una inversión de 15 millones de dólares durante 4 años. La primera etapa está planificada para el segundo semestre de este año y partirá en la comuna de Vitacura, la más motorizada de Chile, para ir expandiéndose en las comunas vecinas. Serán 1000 bicicletas y 100 estaciones que estarán listas durante el año 2014.

El sistema será completamente automatizado, con estaciones que obtendrán energía a través de paneles solares y que recibirán el pago con una tarjeta electrónica. El costo para quienes se inscriban será de $5.000 chilenos aproximadamente por mes.

De las bicis, bueno, obviamente son Trek, con un marco bastante robusto, de corte bajo e incorpora componentes Shimano con 3 cambios internos en la masa trasera (suficientes para el Santiago plano) y dínamo interno en la masa delantera para proveer la energía necesaria a las luces delantera y trasera. Cuentan con parrilla, una bastante robusta, tapabarros, cubre cadena y cubre falda, lo necesario para usarlas con el vestuario cotidiano. Respecto al peso, como no es necesario subirlas por escaleras, no importa.

Lanzamiento Santiago B-Cycle

Ahora, la gran gracia es que incorporarán GPS (escondido secretamente dentro de la bici) por lo que este sistema además permitirá obtener información real en cuanto a los trayectos, patrones y cantidad de viajes, mapeo de rutas, entre muchas otras cosas que permitirán contar con información al día en materia de transporte en bicicleta la que ayudará sin duda a impulsar proyectos que favorezcan su uso.

Limpiar el plato antes de servir el filete

Que me perdonen aquellos que no comen carne al usar esta metáfora, pero la llegada de esta tecnología y la implementación de un amplio sistema de bicicletas públicas, deja un desafío importante al estado. Los potenciales usuarios de este sistema son los “no ciclistas”, actuales usuarios del automóvil y transporte público, quienes podrán expandir sus posibilidades de desplazamiento, conectarse con la maravilla de desplazarse en bici, y para eso deben sentirse seguros cosa que el sistema sea utilizado. ¿Qué medidas en el ámbito normativo e infraestructura tomará el estado para acoger de buena forma el sistema?

Lanzamiento Santiago B-Cycle

La bicicleta se está integrando con fuerza en nuestra cultura y al mismo tiempo hay bastante por hacer y la llegada de esta tremenda inversión debe darnos impulso y más fuerza aún para lograr cambios importantes, formalizando la presencia de la bicicleta en las vías, modificando la normativa para proteger y fomentar su uso, disminuir velocidades, etc. En cuanto a la infraestructura, toca trabajar en soluciones serias que permitan redistribuir las calzadas para recuperar el movimiento, re-ecualizar las vías, bajándole preponderancia al auto particular para dar paso al transporte público, la bici y la caminata. Creo que este sistema nos ayuda atener más espalda para pedalear por ese camino.

Muévete en bici hoy, será un buen día.

PD: En enero de este año se anunciaba la entrega de un estudio de factibilidad para un sistema de bicis públicas en Santiago, dos meses después se lanza Santiago B-Cycle. ¿Son parte del mismo proceso o iniciativa? tengo mis dudas.

Sobre Claudio Olivares Medina

Diseñador, fotógrafo y director de Bicivilízate. Trabaja para mejorar y enriquecer la experiencia urbana.

6 Comentarios

  • Resulta más que extraño que el sistema comience en la comuna más rica del país, que no tiene el mayor numero de viajes, y que no requiere este tipo de subvenciones desde el gobierno central, es un pésimo signo. Un signo de discriminación.
    Otra cosa que resulta extraña es que normalmente los sistemas de bicicletas públicas presentan, como una medida anti robo, un sistema de protocolos de conexión modular entre componentes no comerciales, es decir, si le sacas la rueda, el pedal o el manubrio, este no se puede poner en otra bicicleta, haciendo muy fácil de detectar los componentes robados. En este caso, no se indica bien esto en la información, pero al ser Trek, podría inferirse que se trata de componente de protocolo estándar que posibilitan el robo.
    Ojalá que se implementé bien. Un Sistema de Bicicletas Públicas para Santiago debe ubicar sus estaciones a la salida de las Estaciones de Metro, de modo que los usuarios en vez de tomar el bus tomen la bicicleta. Es importante que el Estado convoque a una consulta ciudadana, y no cometa los errores del Transantiago.
    Un saludo.

  • Pardo dijo:

    Yo en realidad pienso distinto a Arturo. No he visto ningún sistema de bicicleta pública que tenga tornillos distintos, pero tal vez no conozco tantos. Tener componentes demasiado específicos incrementa demasiado los costos de producción y hace inviable un sistema. Según entiendo, normalmente el robo de piezas se incluye como un riesgo en el modelo financiero y de ahí que, aunque el 10% de las bicicletas de Velib se las roben, siempre están con la flota “completa”

    De otra parte, no ví que dijera algo sobre subsidios al sistema. Si Itaú lo está desarrollando, no creo que el gobierno pague. Por lo menos no lo está haciendo en Rio de Janeiro con ese mismo operador…

    Recomiendo el manual de Obis de sistemas de bicicletas públicas para dar un poco más de fondo a estos dos temas, pues creo que hay malentendidos en lo que dice Arturo.

  • Nicole dijo:

    La iniciativa está genial, motivadora para la gente que aún no se atreve a tomar la bici. El problema está por otro lado; creo que no pueden implementar algo como esto si no existen ciclovías decentes (en los costados de las mismas calles, no sólo recreativas) ni respeto por los ciclistas en las calles. También hay ciclistas que han perdido el respeto por los peatones al andar en veredas sin avisarle a los peatones que están ahí, ni disminuyendo la velocidad, eso que saben (o deberían saber) qué hacer en esos casos. Imaginen eso en gente que no está tan informada ni acostumbrada como nosotros.
    Para variar, están construyendo sobre mala base.

  • En efecto Nicole, es en parte lo que planteo en este artículo. Hay que limpiar el plato antes de servir el filete.

    Para el caso se pueden dar dos caminos que llevarían al mismo punto. La construcción de infraestructura adecuada, señalización y y modificaciones normativas viales que protejan y prioricen a quien pedalea (al mismo tiempo que se formaliza la presencia de la bici en las vías), pueden darse antes o después de implementado el sistema. Lo más probable es que se haga después, cuando haya un “problema” que resolver. Lo importante es que se hagan y es por eso que si aprovechamos esta oportunidad, este sistema puede dar un importante impulso a un cambio de paradigma vial en Chile.

  • Ale dijo:

    Excelente noticia…!! Lo malo es que no queda claro cuál será la cobertura total, qué comunas… si no incluye al menos las comunas de Santiago, Ñuñoa, y ojalá más extensión, la verdad es que sólo sería una iniciativa puntual similar a la de Providencia…

  • Rodrigo Fernández Dillems dijo:

    Me parece muy buena iniciativa. En mi caso personal, comencé usando el sistema publico de bicicletas de providencia, un par de veces por semana hace dos años, y luego de unos meses terminé empleando la bicicleta el 100% de los viajes al trabajo.
    Que pena que nuevamente se trate de una gestión de privados. Por lo que se, el Gobierno Regional está haciendo la licitación para implementar un sistema público de bicicletas en varias comunas de Santiago. Esperemos que no se tarde mucho.
    Si actualmente el 6% de los viajes al trabajo son en bicicleta, este tipo de iniciativas lograrán que la cantidad aumente, lo que hará mas seguro andar en bicicleta por la calle.

Comenta: