Sí, cruzamos con luz roja

Es una declaración que puede resultar brutal, atrevida y provocadora para muchos, (como claramente se lo expresaron a Carlos Pardo en su blog en El Tiempo de Bogotá) pero es un hecho y vale la pena reflexionar acerca de el. Quienes pedaleamos y caminamos cruzamos con luz roja, sencillamente porque los semáforos no incorporan las características intrínsecas de estos modos de transporte. El semáforo nos regula a todos por igual, pero sólo atiende a las características y a los problemas que genera en flujo motorizado.

Primero quiero aclarar que como seres vivos, todos, independiente del medio de transporte que utilicemos, queremos mantenernos vivos y no disfrutamos el hecho de herir a otra persona y menos acabar con su vida (a no ser que estemos absolutamente enfermos del chape). Todos queremos vivir, no queremos matar. Semafóricamente hablando, pasar con roja no significa suicidio, tener luz verde no concede derecho a matar.

Es importante tener en cuenta también que este dispositivo estándar en las ciudades, apareció gracias a los vehículos motorizados, 30 años luego de la invención del automóvil, producto de la creatividad de un policía de tránsito de brazos fatigados, cansado de ordenar por turnos el caos que el nuevo invento causaba en Estados Unidos, el país del automóvil. Que mejor que un sistema automático de lucecillas haga tan odioso trabajo.

Cruzo con luz roja cada vez que un número de condiciones están dadas. Muchas veces es necesario, otras simplemente porque no tiene sentido alguno estar detenido esperando que se apaguen unos leds para que se enciendan otros. Entiendo que el tema de los semáforos tiene su parte legal, claro está, pero ¿qué sentido tiene si esa parte legal no incorpora las necesidades de todos los usuarios de una vía? Y quebrantar la ley no es necesariamente un acto malvado que atente contra otras personas, simplemente es pasarse por alto un artículo. Yo sé también que las leyes generan acuerdos, esos que nos permiten movernos con algo de orden, pero cabe preguntarse, ¿son realmente un acuerdo en todo sentido?. (Hay una columna en el NY Times que expresa magistralmente este punto: Si Kant fuera un ciclista de Nueva York)

Chequeando la hora

La desobediencia es una demanda por el cambio

Soy consciente que desobedezco la ley de tránsito cuando paso con roja, y también soy consciente que cuando lo hago no estoy haciendo daño a nadie ni poniendo en riesgo la vida de otros ni la mía y esa es la razón base por la cual, bajo determinadas condiciones, cruzo o viro con luz roja.

Luz roja o luz verde no necesariamente significa seguridad para quienes pedaleamos. Razones para pasar con roja hay varias, nombro aquí algunas. Por ejemplo, al cruzar con luz roja me evito la estampida y los acelerones que debería acompañar en caso de partir con luz verde junto a todos los motorizados. Al mismo tiempo me hago visible en la vía por ir más adelantado. Esto es posible verlo en práctica en la ciudad de Copenhague, donde los semáforos están programados teniendo en mente a quienes pedalean, dándoles luz verde de 3 a 4 segundos antes que los que van manejando autos. Y como no mencionar la Ola Verde, donde en determinadas vías se coordinan los semáforos para que siempre estén en verde si pedaleas a 20k/h.

Semaforo

Otra razón por la que no siempre me detengo en luces rojas tiene que ver con la eficiencia energética. Por qué detenerse en cada luz roja, perdiendo el ritmo de pedaleo o deteniéndose cada cuadra? Hay momentos en que conviene tomar esa luz roja como un ceda el paso y ya, particularmente de noche cuando se está en lugares en los que mejor ni detenerse. Un ejemplo de la integración de la variable eficiencia al momento de enfrentar cruces, se da en el estado de En Idaho, EEUU, donde hace casi 30 años se estableció legalmente que al enfrentar un signo pare, quienes vayan en bicicleta están autorizados a tomarlo como ceda el paso, atendiendo siempre a dar prioridad a peatones. Este video muestra muy bien cómo el tema de la eficiencia energética se ve beneficiado por esta nueva legislación que incorpora las características de la bicicleta como vehículo.

[vimeo]http://vimeo.com/4140910[/vimeo]

El semáforo es un dispositivo regulador omnímodo, es decir, todos los que circulamos por las vías estamos sujetos a cumplir sus instrucciones, pero que injusto resulta esto cuando el comportamiento programado en el semáforo, sólo recibe las necesidades de una parte de los actores de las vías, esto es vehículos motorizados. Eso nos deja a los demás, quienes caminamos y pedaleamos, sujetos a largas esperas o disminuyendo la eficiencia de nuestro modo de transporte.

En París, por ejemplo, luego de tiempo de demandas ciudadanas, se dió paso a modificar la legislación para que bajo ciertas condiciones, quienes pedalean puedan virar y cruzar con luz roja. Con esto se espera mejorar la seguridad para los ciclistas.

Cuándo y cómo cruzar con luz roja

Pese a que desobedezco las reglas, vivo también obedeciendo las propias. Hay 4 condiciones que para mi deben cumplirse al momento de cruzar con roja.

Chequeando paso

  • Ausencia: Si sencillamente no viene vehículo o alguien caminando por la vía que voy a cruzar, definitivamente no voy a estar ahí parado esperando que la cosa cambie de color.
  • Distancia: En el caso que haya flujo en la vía a cruzar, sólo cruzo cuando el vehículo más próximo viene a una distancia (al ojo) de aproximadamente 80 metros, con esto no es que esté evitando que me choquen, si no que busco una distancia razonable donde mi acto no haga caer en confusión a la persona que me verá cruzar. Es una distancia que no me coloca como una amenaza en su camino, lo cual implica:
  • Tiempo: Si, me aseguro y procuro siempre de tener el tiempo para cruzar con calma, sin apuro. Dejando la distancia adecuada no tengo que arrancar de nada y mi experiencia no será un estrés
  • Visibilidad: Clave para poder resolver con seguridad que alguna de las dos condiciones anteriores se cumplan. Particularmente no cruzo vías de doble sentido con bandejón central. Si hay algo que me impida tener certeza que alguna de las condiciones anteriores se cumple, simplemente espero.

Esperando paso con pié en la solera

Respecto a los virajes a la derecha, aplico los mismos criterios anteriores, pero con un rango mayor de tolerancia, porque no estoy cruzando una vía completamente, si no que me estoy integrando a ella, y el tamaño y maniobrabilidad de la bicicleta permite hacerlo. Simplemente me acomodo al costado derecho de mi vía y reservando distancia adecuada para no confundir a los otros conductores, me integro a la pista derecha de la vía en la cual me integro. Por otro lado esta maniobra está funcionando en Chile, pero para el actor equivocado. Para mitigar la congestión, en algunas comunas de Santiago se permite a vehículos en general, virar con luz roja y precaución (pero claramente fue pensada para los motorizados). ¿Que tal si se suprime y se deja exclusivamente para conductores de bicicletas?

Y reflexionando acerca de leyes, hemos pasado a ser una sociedad que tiende a ser legalista, a tal punto que si herimos gravemente con un auto a un individuo que iba cruzando a mitad de cuadra, de alguna manera consideramos que está ok, la ley lo criminaliza al infractor y justifica al otro. Tan legalistas nos hemos vuelto que si vemos a otro cometer una “infracción” es muy común acelerar y asustar, acelerar y desintegrarlo con la bocina, acelerar y pasarle lo más cerca posible… como para poner en evidencia su falta, su osadía, su comportamiento ilegal. Es una especie de aleccionamiento a través del miedo. Cuando nos volvemos legalistas, dejamos de lado lo ético, perdemos el valor a la vida, el respeto por el otro. No nos perdemos el respeto cuando desobedecemos una ley, y si sólo nos regimos por ellas obedeciendo a ciegas, dejamos de lado la reflexión, nuestra capacidad de adaptación, de cambio y más importante aún, nuestra capacidad de diálogo y negociación en las vías.

Hay que reconocer eso si, que es naturalmente molesto cuando nos saltamos los acuerdos que nos rigen, las leyes son parte de esos acuerdos, pero existen otros que ni siquiera están escritos, como sostener una puerta cuando alguien va entrando justo después de nosotros o respetar el orden de llegada a un restaurant. Creo que es momento de entrar a revisar nuestra legislación y tomar acuerdos incorporando las necesidades y características de pedaleros y caminantes en materia de semáforos (y varias más). Poner el foco en las personas y no en los colores de la luz.

Muévete en bici hoy, será un buen día.

Claudio Olivares Medina

Sobre Claudio Olivares Medina

Diseñador, fotógrafo y director de Bicivilízate. Trabaja para mejorar y enriquecer la experiencia urbana.

34 Comentarios

  • Esto es idiota, incentivar a cruzar con roja es una práctica que tienen todos los chilenos (cruzar con naranja le dicen, pero es derechamente roja).

    La excusa de que la bicicleta se lo merece me parece mal. Nadie tiene derecho a cruzar con roja, pones en riesgo a mucha gente no solo a ti que andas en bicicleta.

  • Miguel dijo:

    Si vas en coche o moto y ves una luz roja te paras.

    Te paras incluso sea un semáforo únicamente para que los peatones puedan pasar (sin cruce rodado) Si no cruza nadie podrías saltártelo… pero no lo haces.

    Pues con la bici es igual. Luz roja, te paras, luz verde te mueves. Y en ambos hay que mantener siempre las medidas de seguridad.

    Las carreteras y semáforos no distinguen de vehículos, las señales están hechas para poner un orden (aunque unas veces con más acierto que otras)

    Porque si un vehículo se salta un semáforo o stop, el ciclista, a parte de llevarse un susto, le va a increpar su acción. Pues igual a la inversa. Un ciclista que se salta un semáforo no sólo está poniendo su propia vida en peligro, sino que también la de el resto de vehículos que pueden encontrarse de pronto y sin avisar con una bici.

    Si todo el mundo fuera en bici y todos nos saltásemos los semáforos, entonces sería todo un caos.

    No se puede ir saltándose los semáforos (estoy harto de verlo en Madrid) y luego pretender que los vehículos te respeten. Y te puedo asegurar que he visto auténticas barbaridades, como quedarse dando vueltas en pequeños círculos a la entrada de una rotonda hasta encontrar hueco para colarse.

    Respeta y te respetarán. Tú puedes verlo, o te puede parecer que realizas dicha acción por que es más seguro ¿cómo puedes realizar tal afirmación? el resto de los vehículos no lo verán así, verán un peligro.

  • No estoy de acuerdo con este articulo, creo que si buscamos respeto en la calle y ser considerado como un vehículo en transito, también tenemos que respetar las mismas leyes que respetarían los motorizados y no podemos escoger que ley respetar y cual no.

  • Esteban Osorio Gallardo dijo:

    Creo que es un buen artículo para discutir, y comparto los otros comentarios.

    Pero como ciclista practicante, si me paso las rojas. También me he visto agredido por vehículos que creen ser dueños de toda la calle sin haber cometido ninguna falta al pedalear.

    Puede que la idea de pasarse la luz roja es completamente viable solo cuando exista un real respeto entre todos los que nos movilizamos.

  • Ricardo dijo:

    Es muy simple, si voy en bici y se dan las condiciones, paso con luz roja. Si manejo el auto y hay luz roja, freno y espero la luz verde.
    Por que?
    porque en auto mis sentidos y percepción del entorno se reducen, ademas la capacidad de reacción en el auto es menor. por tanto NO puedo tomar la decisión de pasar con luz roja, en ningún caso.
    Finalmente el semáforo no piensa ni tiene sentidos para reconocer el entorno. En bicicleta y como peatón, me siento con el derecho de cuestionarlo.

    Si los automoviles no entienden la diferencia, es porque no han andado en bici, o no razonan sobre las limitaciones del auto y solo ven ventajas, ventajas que creen que son pasadas a llevar por un ciclista que cruza con luz roja. Miran hacia afuera y no se ven ellos mismos.

    Saludos
    @requeglas

  • pardo dijo:

    Les recomiendo leer alguito de desarrollo moral de Köhlberg, y les doy una pista: etapa preconvencional de desarrollo.

  • Sobre el artículo, interesante e ilustrativo. Me ayudó a aclarar algunas disyuntivas éticas que tenía frente a este tema y otros similares.

    Sobre los comentarios. Aldrin insulta, constata un situación típica chilena (cruzar con “naranja”), pero no da un sólo argumento para “Nadie tiene derecho a X”. El argumento de fondo podría ser la misma legislación, pero eso clausura la discusión y la transforma en algo erradamente circular. La fundamentación de la ley es el derecho (no a la inversa), y el fundamento del derecho es otra cosa que él mismo. Podría decirse, provisoriamente, que lo es la discusión racional basada en argumentos, de los cuales Aldrin no da ninguno. La idea era precisamente, a mi entender, discutir sobre la ley y defender el derecho a la especificidad de la bicicleta como vehículo en cuanto a ala semaforización se refiere. Además, concluye (sin argumentos) que es peligroso para todos (¿siempre?) cruzar con luz roja, dejándose entrever que lo es en toda circunstancia, siendo precisamente eso lo que se “combate” en el artículo. Basta sólo imaginarse el caso de cruzar con roja sin flujo vial a la vista en todo el horizonte para desbaratar tan fantasioso peligro. Extraña, y errada, forma de razonar.

    Miguel por su parte, comienza bajo el supuesto clave: todo vehículo debe respetar las normas de tránsito. Y supone subrepticiamente que “no existen, ni deberían existir, diferencias entre vehículos.” Extremismo vehicular, por lo bajo. Añade además un experimento mental en qué todos usamos bicicleta y nos saltamos el semáforo, y concluye un caos vial. Pero dicho experimiento mental se apoya en las mismas premisas; que no existen diferencias vehiculares y que todo vehículo debe respetar la ley. Esto último no pretendo cuestionarlo por ser irrelevante en la argumentación, por lo que asumo que todos (los vehículos) debemos respetar la ley (por absurda o insegura que sea). Sin embargo, la cuestión de fondo es precisamente que no todos los vehículos son iguales, y por tanto puede verse diferenciada su especificidad en la misma ley. Cosa que por lo demás sucede, al menos en el caso chileno (deplorablemente). La cuestión es si esa diferenciación es adecuada al actual contexto urbano, semaforización incluída.

    La premisa del artículo es que la semaforización (y probablemente gran parte de toda la señalización) si bien afecta a todo vehículo esta pensada, diseñada e implementada tan sólo para vehículos motorizados, excluyendo de su concepción a la bicicleta (y al peatón), pero incluyéndola en su regulación. ¡¿Gran paradoja?! Más que una paradoja, es una cuestión de poder; opresión en una cultura autocéntrica, o en otras palabras, cualquier otro medio de transporte no motorizado queda supeditado a la normativa vial diseñada para vehículos con motor.

    Bajo esta lógica el experimento mental de Miguel se desarma por absurdo. Si todos usaran bicicleta, la señalética urbana, y una posible semaforización, debiese ser funcional a ese esquema de movilidad. Hacer el experimento bajo el actual esquema de semaforización es errado.

    Sobre casos concretos que comenta Miguel no me pronuncio, pues me parecen irrelevantes. Todos hemos visto atrocidades vehiculares de variado tipo, pero estas no sirven para concluir generalidades. Sin embargo, el comentario final, en que “frente a una conducta X el resto de vehículos verá un peligro”, merece un comentario (no sobre su forma lógica). La adecuada convivencia (y educación) vial de distintas formas de movilidad implica precisamente dejar de ver al otro como un estorbo y como un peligro.

    Saludos,
    Germán.

  • puchas no cacharon realmente de que se trata el saltarse el rojo…

  • ignacio dijo:

    A pesar de que estoy de acuerdo con gran parte de los postulados que se exponen arriba, en especial con el hecho de que los semáforos los rigen a todos pero solo toman en consideración a los vehículos motorizados, y de que a veces, ese mono verde crea una falsa sensación de seguridad, intento respetar las luces rojas, consciente de que no me benefician.

    Esto lo hago especialmente como una señal de obediencia, ya que si me la paso diciéndoles a los automovilistas que tienen que respetar las leyes, que la bicicleta es un vehículo más, con derecho a andar por la calle, no puedo tener la hipocresía de, 50 metros más allá, pasarme una luz roja.

    Pienso que la mayor amenaza que tienen los ciclistas santiaguinos es su falta de cultura vial, con hordas pedaleando en las veredas, hablando por celular y atropellando peatones, y no veo mucho interés de parte de las autoridades en cambiar esta situación, así que casi lo único que me queda, es enseñar con el ejemplo (pedaleando por la calle y esperando, aburrido, que den la luz verde).

  • Doctor Campusano dijo:

    “Es una declaración que puede resultar brutal”. Cierto: “Sí” lleva tilde.

  • Miguel dijo:

    Soy el autor del primer comentario.

    Decir que yo sí respeto los semáforos en rojo y me siento más seguro que no hacerlo. Estoy harto de encontrarme todos los días ciclistas que no se paran en los semáforos y muchos de ellos es que ni frenan, simplemente cruzan.

    Llegué a hacer una foto a una chica que se paró para comentarlo sorprendido en las redes sociales.

    Precisamente como los semáforos no distinguen de vehículos, mayor motivo para respetarlos. Me gustaría ver por un agujero si alguna vez os para un guardia, si la excusa de “es que el semáforo es para los coches” os sirve de algo.

    Allá cada uno con lo que haga, yo desde luego prefiero no jugármela.

    El desconocimiento de la ley no te exime del delito…. salvo para banqueros, políticos y reyes XD

  • Miguel dijo:

    Veo que ignacio opina como yo.

    EL último jueves de cada mes me presento en la bicicrítica de Madrid y siempre comento lo mismo con la gente sobre este tema.

    NO puedes exigir a los coches respeto y luego saltarte un semáforo.

  • Miguel dijo:

    Por cierto Germán Aguilera M. Que no estés de acurdo con mi postura no la hace absurda, tú tienes tus argumentos y yo los míos.

    Para mi lo absurdo es saltarse un semáforo y encima dar clases sobre ello en un artículo para, repito, luego ir exigiendo al resto respeto en la vía.

    Es como defender ir de negro por la noche sin un chaleco o luz de posición

  • Ismael Otero Campos dijo:

    Excelente artículo, Claudio. Es una discusión necesaria, y se requiere de mucha claridad y análisis para exponerla del modo en que lo hiciste. Los argumentos y reflexiones se sustentan en experiencias propias como usuario de la bicicleta y en las experiencias de otras personas en otros países, y eso vale más que una opinión sin más fundamento que “lo que se debe hacer”. Los cambios se producen al cuestionar lo “establecido”. Saludos!

  • mardestgo dijo:

    Apoyo y comparto la necesaria reflexion que hace Claudio

  • Simple, sigue perdiendo el tiempo en los tacos y luces rojas mientras yo voy contento conviviendo con el entorno en bici.

  • exequiel dijo:

    genial. Abre bastante la discusión. Sólo mencionar que la ley, por si misma, no necesariamente debe obedecerse. Son los ciudadanos los que deben evaluar la justicia de la ley. Hay leyes injustas, o absurdas (i.e., tengo entendido que la basura obligatoriamente debe ponerse en bolsas negras… ¬¬)… y no las obecedemos, pues no tienen sentido. Y precisamente, son los ciudadanos los sujetos llamados a hacer esas evaluaciones. La desobediencia civil no es algo TAN extraño.
    Siendo asi… No veo la injusticia de cruzar cuando NADIE esta ni remotamente cerca ni le genera peligro a nadie

  • alerro dijo:

    Eso si todos fueran tan “inteligentes” como vos o yo, pero por hay ahi mucho tapado que le falta hasta para cruzar una calle, yo lo hago y entiendo tu punto, me agrada lo de las olas verdes, en mi ciudad hay algunas calles que pasa eso, pero para que los carros circulen mas, pero la velocidad promedio es la de la bicicleta

  • Manuel dijo:

    Muy buen post! Y como se muestra en el video, moverse en bicicleta cuesta energéticamente 100 Watts, contra los 100.000 Watts (mil veces más!!!) de un coche de 150HP. Éticamente, ahora me siento más a gusto si me salto un semáforo :)

  • Fruno dijo:

    Para Miguel, haz errado en entender el origen del árticulo. No se trata de enseñar a saltarse u semáforo, se trata de constatar de que las leyes dque rigen en las calles están todas condicionadas y diseñadas en función de los autos… y eso no deberái ser pues habemos más actores urbamos que las usamos.

    No se trata de “no pidas respeto de los automovilistas si luego te pasas un semáforo”… se trata dedecri o almenos cuestionarse “POR QUÉ DEBO RESPETAR UN SISTEMA QUE ESTÁ DISEÑADO PARA FAVOREZ A LOS AUTOS Y LIMITAR LAS LIVBERTADES DE LOS DEMÁS ACTORES”.
    Pasarse un semáforo no es faltar el respeto al automovilista, es obviar la ley… pero simplemente porque no se está de acuerdo con ella.

  • Gonzalo dijo:

    Creo que se cae (nuevamente) en un intento de hacer sinónimos dos términos que no tienen relación intrínseca.
    “Si no cumplimos las leyes de tránsito, no podemos exigir respeto por parte de los motorizados”. ¿Porqué?
    Cuando nos pasamos una luz roja (Y por favor, no me digan que jamás lo hacen) lo hacemos teniendo en cuenta las condiciones imperantes en el momento, tanto viales como -incluso- meteorológicas (ya que con lluvia, toda reacción cambia, entre ellas las de pedaleo y de frenado y visibilidad en vehículos en general, por lo que hay tenerlo presente), cuidando de no perjudicar ni pasar a llevar a los demás actores viales. ¿Porqué eso es una falta de respeto a los motorizados?
    Respetar a los motorizados dice relación con nuestra interacción vial CON ELLOS. Esto quiere decir, por ejemplo, no andar cruzandonos frente a ellos, ni andar colandonos entre el tráfico, poniendo en peligro no solo nuestra seguridad en peligro, sino que la de ellos también. Respetar a los motorizados no dice relación con esperar a una luz roja, sino con tener el debido cuidado en el como nos relacionamos con el entorno y, por ende, con ellos.

    Sin duda las leyes (todas) están pensadas para ser cumplidas por todos, pero también hay que tener la claridad para entender que fueron creadas pensando sólo en los motorizados.

    Solo discrepo con el artículo del autor en cuanto al cambio que propone en relación a que se permita virar con roja y precaución. Si eso se eliminara, y se permitiera solo a las bicicletas, no ayudariamos a descongestionar nuestras ciudades (que es lo que, entre otras cosas, busca la cultura ciclista), sino que aumentaríamos más aún los niveles de atochamiento.

    La solución no está en la ley, está en políticas públicas orientadas a aumentar la cultura, no solo en cuanto al ciclismo, sino que en relación a la interacción general entre todos los actores que interactuan día a día, desde peatones, personas con problemas de movilidad (sillas de ruedas, etc), ciclistas, motorizados, etc.)

    Saludos de un motorizado que disfruta de las maravillas del pedal =)

  • Veo que como siempre pasa en este tipo de debates hay gente que se empeña en tener en cuenta la parte por el todo y generalizar y juzgar comportamientos de todos por lo de unos pocos.

    Creo que hay quien no entiende el sentido del post. No atisbo razones que llamen a la desobediencia sinó más bien argumentos para favorecer el debate. Al fin y al cabo el derecho y obligación de cambiar las normas y las leyes recaen en las personas precisamente planteando dudas acerca de las normas, de su eficiencia e idoneidad.

    Es obvio y no se puede negar que los semáforos no están creado para favorecer la movilidad de vehiculos y desplazamientos no motorizados.

    Ante esta evidencia lo que pienso que crea problemas precisamente es obcecarse unos a obedecer las normas al límite y otros a desobedecerlas. Esto obviamente genera situaciones de conflicto y es necesario encontrar sistemas legales, como los que se mencionan en el artículo, para evitarlos.

  • Javierito60 dijo:

    Genial artículo.
    Me quedo con el penúltimo párrafo, me ha hecho reflexionar mucho sobre los comportamientos de los usuarios de la vía, incluído el mío.

    “cuando nos volvemos legalistas, perdemos el valor de lo ético, perdemos el valor de la vida, el respeto por el otro”

    Saludos.

  • Jabier dijo:

    Buen articulo, merece al menos una reflexión. Si nos ponemos estrictos con el código de circulación, cuando una bicicleta o moto llega a un semáforo no debería de adelantar por la derecha ni por la izquierda sin salir al carril contrario , con el riesgo que conlleva, sino pararse allí donde le tocase . Esto implicaría que las bicicletas entorpecerían el tráfico pues tendrían que arrancar desde su posición en la cola del semáforo .
    Por otro lado, a veces arrancar desde un semáforo en verde emparejado con un camión, por ejemplo, es toda una odisea y en ciertos casos incluso un riesgo mucho mayor que saltarse el semáforo.

    A veces es solo cuestión de sentido común, los primeros que queremos preservar nuestras vidas somos los ciclistas

  • Luis dijo:

    Tiene cierto sentido algunas cosas que dices pero al final todo se resume en un “yo decido cuando pasar con luz roja y cuando no”.

    ¿Te das cuenta de la locura que sería el asfalto (si es que no lo es ya) si cada uno se tomase la libertad de decidir cuando respetar las normas y cuando no?. ¿Tu te las puedes pasar por alto pero los demás tienen que cumplirlas?. ¿Por qué cuando tu vas en bici puedes tomarte la libertad de no respetar ciertas normas y otra persona cuando va en coche no puede hacer lo mismo?.

    Una de las funciónes que tienen las normas de tráfico es que todos sepan que tienen que cumplirlas SIEMPRE y no sólo cuando a uno le parezca bien.

    Pero si estoy de acuerto en que no se piensa en los ciclistas y eso, se cumplan las normas o no, acaba creando problemas. El caso que comentas de Copenhague es un buen ejemplo de como, si se hiciesen las cosas bien, no existirían este tipo de problemas y otros muchos.

  • Daniel dijo:

    Pues yo cruzo si se dan las condiciones adecuadas, tanto como peaton, ciclista, motorista o con el coche, no me fijo si el semáforo está rojo o verde, simplemente me valoro que se puede pasar sin peligro para mi o para los demás, en ocasiones incluso me paro en verde si no lo veo claro. Si se usa el sentido común en muy pocas ocasiones son necesarios los semáforos, hoy hemos sobre señalizado sustituyendo al sentido común, sobreseñalización que produce un efecto de no hacer caso a las normas, son incumplibles ¿quien va a 50 por la ciudad?, Sentido comun: que ha desaparecido en los individuos que forman parte de las sociedades cosmopolitas modernas y mantengo que el ser humano que compone estas sociedades está en clara involución.

  • Ignacio dijo:

    Todo el texto se basa en dos premisas absolutamente locas: que la circulación (semáforos, señales, código…) no está adaptada a las bicicletas (~1% del tráfico rodado), al igual que no está adaptada a taca-tacas, patinadores ni tíos haciendo footing, y que en el mágico Mundo de Oz (Copenhagen) las cosas son distintas (aquí -Madrid- no hay dinero ni para mantener los semáforos que hay, como para pensar en adaptarlos).

    Teniendo en cuenta esto, y que el ciclista es el elemento más MOLESTO en la vía (es muy lento, va a 20 como máximo, y además su aceleración es mínima; es extraordinariamente frágil, así que cuidadito con él que tiras al pobre ecologista al suelo a la mínima y ni siquiera lleva casco y lo dejas en sillita; es más pequeño y ágil, lo que debería ser una ventaja pero que en la práctica significa que circula como le sale de los cojones; no conoce el código de circulación, no tiene ningún tipo de licencia… y por supuesto no paga impuesto de circulación, que está salvando el planeta con cada pedalada…) ¿cómo tenéis cojones de pedir respeto y atenciones al mismo tiempo que defendéis el “derecho” (¿moral?) de no respetar las normas de circulación más elementales? Yo voy en moto y voy atento a que los otros coches no me maten: no puedo ir atento a que un puto subnormal en bici se salte un semáforo y se incorpore a mi carril saliendo de la nada a 15km/h porque “el semáforo no piensa en él” o porque “hay que poner el foco en las personas y no en los colores de una luz”. A mí me importa un pimiento que un ciclista o un trolebús se salte un semáforo cuando no hay otro coche en medio kilómetro a la redonda, pero en tráfico denso y/o rápido y ante el mínimo riesgo de irme al suelo y al taller a pagar 500€ de chapa por culpa de un ciclista cargado de superioridad moral y argumentaciones de blog te aseguro que no voy ni a rozar el freno y ese tío va a recibir un baño de sentido común y de segunda ley de Newton

  • JAVIER dijo:

    En fin, que yo tamién pienso que los motocarros, los ciclomotores, los Camiones de gran tonelaje, incluídos Trailers, los Autobuses Escolares, ah! y que no me olvide de trenes y Aviones, deberían poder circular por Autopistas a 120 Km/h (hablo de España que es lo que conozco), por todas las calles asfaltadas de las ciudades, por todos los caminos. En fin, lo que quiero decir es que todas las normas que afectan a un Automóvil utilitario con los mismos derechos y obligaciones deberían afectar a todos los demás vehículos. Repito, incluídos Autobuses, Barcos y Aviones. Por supuesto, que el número máximo de pasajeros no debe ser mayor de 8 en cualquiera de los vehículos nombrados. Porque se trata de aplicar las mismas normas a todos los vehículos ¿no?. En mi opinión, (aquí en España y por lo que veo tamién en Chile) las Normas de Circulación y la señalización NUNCA se han pensado con las características propias de las Bicicletas, y entendiendo ésto (si no se entiende no tienes nada que hacer), sólo hay dos maneras de actuar, la sumisión y “dejarlo todo como está”, o que REVIENTE por donde quiera, esto no puede quedar así y ¡viva el Caos! si el Caos sirve para que nos paremos a reflexionar, a pensar y a actuar de un modo más razonable. Mi máxima es, “no haces visualizar un problema, el problema siempre estará ahi, JODIENDO, y nadie se molestará en solucionarlo. Cuando te encuntres con un problema que nadie quiere ver, hazlo más gordo y por lo menos se pensarán el solucionarlo.”

  • Gonzalo Barcel dijo:

    Muy buen articulo, es ridículo que se apliquen a la bicicleta, un vehículo q pesa 80-90 Kilos (incluida la masa del ciclista) y que circula a una velocidad de 20km/h, las mismas reglas que a un vehículo que pesa por sobre la tonelada y circula por sobre los 60 km/h (si, sobre 60 porque el límite de velocidad pocos lo respetan). La capacidad de reacción y de daño de uno u otro son completamente distintas. Los semáforos están hechos no para respetarlos porque si, si no para prevenir accidentes, esa debe ser la premisa.

  • Mariel dijo:

    sencillamente excelente

  • Javier Armas dijo:

    Emocionante reflexión la del artículo y la de los comentarios alrededor de él. Detona reflexión y una toma de postura personal que en conjunto puede llamarse participación ciudadana, la cual acabará incidiendo en la legislación vial y en la forma en la que se relacionan todos los actores de la calle. Es natural que se genere tensión pues hay quien ha decidido con plena conciencia desobedecer aquellas normas que no solamente no le favorecen sino le ponen en riesgo. De ello partirán excesos, y muchos, pero también son necesarios para que la legislación sea dinámica y perfectible. Cada quien elige una trinchera o posición según su propia conciencia. Cabría acaso no olvidar que ese acto reflexivo no se le puede imponer violentamente a quien ocupa la calle (peatones, autos y ciclistas) pensando que el pacto vigente es el reglamento de tránsito. Esta última es una de las razones por la cual casi nunca me paso un semáforo en rojo y no piso las zonas para cruce peatonal. Casi nunca llevo prisa y prefiero ser predecible para peatones y autos.

  • Óscar M. dijo:

    Como dice gonzalo, discrepo en prohibir el giro en rojo para los vehículos motorizados. Soy usuario tanto de Moto como de Bicicleta y es una maniobra que en muchos casos no genera peligro.
    Cuando voy en mi moto, sé que tengo que esperar la luz roja para arrancar, y llego de 0 a 60 km/hora en menos de 10 segundos (¿Cuanto tardas en bici?). Siempre que veo un ciclista al frente que decidió seguir la ley esperando a que cambie la luz así no vengan vehículos en el otro sentido me da pena agena. Para empezar, Nos obstruye a todos los motorizados con su lentitud (en especial en subidas) y al pobre le toca aguantarse todas las motos y carros revasándolo a 30 o 50 cm de distancia debido a la misma acumulación de vehículos que genera todo semáforo. Los que apoyan eso seguro no saben lo terrible que se siente.
    Ahora cuando voy en bicicleta sé que tengo que cuidarme aún más que en la moto. Hay que estar pendientes, anticipando toda acción de los peatones, los carros, camines, motos, etc. y obviamente voy a hacer lo que me genere más seguridad, cosa que esperar la ola vehicular en la luz verde definitivamente no me genera.
    Es triste que haya tanta violencia por parte de los demás actores en las vías. Sería genial que para otorgar licencia de conducción los obligaran a pedalear una hora en medio del tráfico para que sepan lo que se siente.
    Y como dice ignacio, es verdad que los ciclistas somos una ínfima parte del tráfico, pero es algo que debe cambiar si no nos queremos seguir muriendo de enfermedades respiratorias en las ciudades. ¡Cada ciclista es un motor menos generando contaminación y gastando menos espacio en la vía! ¿Les parece poco para decir que estamos ayudando al planeta?. Que triste que triste esta falta de intolerancia que nos aqueja.

Comenta: