Primera cita con una bicicleta

por 16 Febrero, 2006Espíritu

Durante mi adolescencia, cuando todo mi entorno de amistades buscaba frenéticamente aprender a manejar contando con ansiedad los meses para obtener una licencia de conducir, yo me mantenía un poco al margen dado que mi padre, el potencial profesor y prestamista de automóvil, se encontraba lejos de Santiago por razones de trabajo y cuando contabamos con su presencia, no era el mas dado a pasarme el auto así como así.

Aún así no fui muy diferente a los demás y conseguí en el umbral de mis 18 años el codiciado cartoncito. Así comencé tímidamente mis desplazamientos urbanos.

No siempre tenía a disposición el auto, al menos no con la frecuencia que yo lo requería y las razones para tal “cruel” decisión paternal no entraban en mi cabeza. Me vi forzado entonces a buscar alternativas, no era posible que ese montón de fierros me privara de mi libertad.Aburrido de los extensos viajes en los antiguos buses urbanos de Santiago, sin dinero para taxis y con pocas ganas de caminar, me vi en la maravillosa obligación de pedirle prestada la bicicleta a mi hermano menor, la cual se había ganado en una rifa en el colegio.

Todo solucionado, me subí a la bicicleta y al tiempo pude reencontrarme con esa libertad e independencia clandestina que los padres no saben que uno tiene con su “juguete” a los 8 años. Recordé que en Chuquicamata, podía visitar a mis amigos sin tener que pasar por la burocracia materna y hoy siento que esos gratificantes beneficios me mantienen feliz junto a mi chancha.

Cuando era adolescente no tenía mucho dinero para utilizar taxis y muchos buses. Hoy ese es dinero que me evito de gastar.

Debo reconocer entonces que los malos momentos que pasé hace 15 años me dieron la posibilidad de disfrutar los beneficios de la bicicleta. Sigo pedaleando porque no dejo de disfrutar de la, independencia, rapidéz y libertad que me brinda moverme en este medio de transporte perfecto, simple.

Pedalear es gratis y además te permite entrar en contacto con el entorno que habitas o visitas, así aprendes a quererlo y respetarlo.

Regálate la oportunidad de pedalear, no tienes que partir viajando todos los días al trabajo, pero pequeños desplazamientos esporádicos con un objetivo específico, como ir a comprar pan o cervezas, te pueden ayudar e impulsar.

Claudio Olivares Medina

Sobre Claudio Olivares Medina

Diseñador, fotógrafo y director de Bicivilízate. Trabaja para mejorar y enriquecer la experiencia urbana.

8 Comentarios

  • José dijo:

    JAJAJAJAJAAJAJAJJAJAJJAJA!!!!!!!!!
    Me dan ganas de llorar al ver que no soy el único con el mismo problema!!!
    Solo con algunas diferencias obias, pues recien tengo 19 años, pedaleo desde tiempos inmemoriales, pero oficialmente desde el año pasado, algunos meses antes de ir a lo Vázques…
    Ahora puedo ir a cualquier lugar (universidad, amigos, polola) sin necesidad de utilizar el moderno plan de transportes santiaguino en la ex bieja bici de mi papá, actual nueva bici mia!
    Mis respetos!!

  • José dijo:

    Fe de erratas:

    Dice “ex bieja bici” y deberia decir: “ex vieja bici”

  • jhonny_2_de_50 dijo:

    compipas leyenyo el otro dia este texto me acorde de mi infancia y de mi bicicleta tira y llena de polvo q me esperaba ansiosa de ser montada otra vez hace 3 dias que la utiliso como medio de transporte para dplasarme de coqimbo a serena y de vuelta n unca pense que era tan facil y tan rapido recorrer esa inmensa distancia q demoraba 1 hora en micro recorrer ahora me demoro lo mismo pero con una infinita senciacion de autosuficiencia desde ya muchisimas gracias de verdad me vuelvo a sentir humano vivo genial pedaleen del bueno
    q yo no deseo parar jamas XD

  • Claudio, he disfrutado leyendo tus textos. Con la pasión que te expresas! me siento identificado contigo. Si bien mi experiencia es distinta también disfruto muchísimo desplazarme por la ciudad en bicicleta. Es todo un desafío para mí, cada día tengo nuevas conquistas: cada dìa mis recorridos se alargan, he subido al San Cristobal, desde Providencia he llegado a los Cobres de Vitacura a mis clases de pintura, voy al sùper a un par de cuadras de mi casa y tambièn me arriesgo a ir al centro.
    Empecé a andar en bici producto de un problema de salud que tuve el año pasado. La primera vez hice una cuadra y me devolví a mi casa. Dejé la bici y con el tiempo la retomé, di una vuelta a la manzana y suficiente. Después fui por la ciclovía de Antonio Varas desde mi casa en Diego de Almagro hasta Av. Providencia ¡todo un logro! Hasta que el día de hoy, producto de una experiencia que tuve en el mall Panorámico, estoy coordinando una campaña en favor de la promoción de la bici.
    Así son las cosas. Abriendo caminos.
    un abrazo

  • Sergio Ángel Yopes dijo:

    Claudio, soy entusiasta del ciclismo desde joven, siempre leo aqui, pero no siempre escribo. Hoy siento que tengo que hacer un aporte, invitando a una lectura que me trajo infinitos recuerdos, como esta que escribiste tu. Les invito a leer http://www.blogdeportistas.com/el-color-en-la-ruta/
    a mi en verdad me estremecio, me parecia estar en mi pueblo mirando la carrera pasar… ¡Gracias por tu buena forma de escribir, para mi un placer!

  • Gracias Sergio por tu comentario y por el artículo que nos compartes. Le daré la lectura adecuada.

  • Nico Calvo dijo:

    Claudio, excelente el sitio, yo también como muchos comparto el amor por la cleta y siento las ganas infinitas de subirme a la bici para ir a dar una vuelta solo porque sí, sin rumbo fijo, desde hace un mes que tengo mi cleta y trato de ocuparla tanto como puedo, sin importar el cansancio o la hora. Encuentro fantástico saber que tantos otros anónimos como yo se sienten atraídos por esta máquina y la conviertan en su medio de transporte preferido, ojalá cada día seamos más y nos respeten como ciudadanos ciclista urbanos, para dejar de tener miedo de utilizar las calles al pedalear y ganarnos el espacio que merecemos. Con iniciativas como esta página. creo que avanzamos un paso o mejor una rueda. Saludos a todos los miembros de esta comunidad ciclista, a los que andan mirando las bicis del resto en la calle y a los que reconocen la complicidad implicita entre los ciclistas urbanos, cosa que no se ve entre los automovilistas. Chau y a seguir pedaleando!!

  • Artruj dijo:

    Hola.
    Cuando era cabro, tambien andaba en bicicleta para todos lados, era mi mejor manera de trasportarme por stgo. Incluso hace 5 años atras seguia arriba de la chancha pero el auto ya habia ganado espacio en mi vida.
    Hoy en la mañana, a mis 39 años , desperte y me dieron ganar de tomar la bici nuevamante, es una vieja pistera bianchi que tengo de los años 80 a la que le he hecho algunas modificaciones solo tengo que comprar algunos accesorios , una parrilla, luces ,un espejito y cambiar la camara de la rueda de adelante, hacerle una buena limpieza y lubricarla un poco.
    Espero poder lograrlo. No se como lo hare, no tengo donde estacionarla, y mi viaje de macul al centro me puede dejar un poco cansado y sudado. (Trabajo en una oficina).
    Si alguien me puede aconsejar se los agradezco
    Salu2

Comenta: